Djokovic vuelve a exhibirse ante Fritz y buscará ante Ruud su sexta Copa de Maestros

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El tenista serbio Novak Djokovic se impuso (7-6(5), 7-6(6)) al estadounidense Taylor Fritz este sábado en otra exhibición en las Finales ATP para acceder al partido por el título, el cual le medirá con el noruego Casper Ruud, quien doblegó (6-2, 6-4) al ruso Andrey Rublev en la segunda semifinal.

‘Nole’ dejó momentos de gran calidad en el primer acto y remontó un 3-5 en el segundo para apuntarse por la vía rápida la primera semifinal en la Copa de Maestros que se está disputando en Turín (Italia). El cinco veces campeón, que aspira al récord del suizo Roger Federer, vuelve a la final cuatro años después y buscará coronarse entre los mejores como no hace desde 2015.

El serbio, favorito para terminar en lo más alto un 2022 que empezó con la deportación en Australia, aguantó a un Fritz que tenía ganas de alargar el mejor curso de su carrera. El estadounidense se recuperó de un ‘break’ en contra para forzar la muerte súbita, pero ahí se encontró con el invencible Djokovic.

El de Belgrado hizo su magia para apuntarse el desempate pero la adrenalina le traicionó en el inicio de la segunda manga, cuando perdió su saque en el primer juego. Fritz, un serio cañonero, aprovechó la renta hasta que se acercó el momento decisivo.

Ahí, ‘Nole’ subió el nivel y el americano tembló lo mínimo suficiente como para ver pasar el avión serbio. El campeón este año de Roma, y, casi de seguido para llegar a Turín, de Wimbledon, Tel Aviv y Astana, se apuntó el partido en una nueva muerte súbita, con un nivel que le pone muy favorito para volver a reinar.

Romper la dinámica del serbio y las quinielas en Turín será el objetivo de un Casper Ruud que está demostrando saber jugar y bien en ‘indoor’. El finalista en Roland Garros y US Open dio un paso más en una Copa de Maestros que disputa por segunda vez, el año pasado fue semifinalista, con un serio encuentro.

El noruego aprovechó las cuatro bolas de ‘break’ que tuvo, dos roturas en la primera manga que le dieron el 6-2 y otras dos en el segundo. A pesar de que Rublev recuperó uno de los saques, Ruud firmó un 6-4 igual de convincente para estar en la final de Turín.