ÚLTIMA HORA

España consuma el hundimiento en la Billie Jean King Cup

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El equipo español se despidió de las semifinales de la Billie Jean King Cup 2022 este jueves al ceder también el dobles ante la anfitriona Gran Bretaña, incapaz de sumar al menos uno de los tres puntos de la segunda eliminatoria del Grupo C, lo que necesitaba para avanzar después de su 3-0 a Kazajistán.

Aliona Bolsova y Rebeka Masarova perdieron (7-6(5), 6-2) ante Alicia Barnett y Olivia Nicholls en el Emirates Arena de Glasgow y la anfitriona celebró una remontada épica. El cuadro británico estaba obligado al 3-0 para acceder a ‘semis’, después empezar el martes perdiendo ante las kazajas, y tampoco Nuria Párrizas ni Paula Badosa pudieron evitarlo en los duelos individuales.

La euforia dio paso a la decepción en España, cuando se permitía soñar con ganar el Mundial de tenis 24 años después de la quinta y última vez, a una victoria de estar en la penúltima ronda. Con el 2-0 en contra, el equipo capitaneado por Anabel Medina se encomendó al punto de dobles, el más disputado del día al menos de inicio.

La pareja española saltó decidida y tuvo hasta cinco opciones de ‘break’ en los primeros servicios locales. Después, tanto Bolsova como Masarova mostraron nervios de acero para evitar la rotura y la manga llegó a un muerte súbita también igualada.

Barnett y Nicholls se llevaron la manga y su confianza en la remontada se multiplicó, del mismo modo que el ruido en la central escocesa. La dupla española sufrió con cada saque en el segundo set, hasta un 5-1 sin remedio, que confirmó poco después la increíble victoria británica, pese a la ausencia de su estrella Emma Raducanu.

Por su parte, el equipo español consumó el hundimiento que empezó con la derrota de Nuria Párrizas. La andaluza, que este miércoles sumó un punto vital ante Yulia Puntintseva, no pudo rayar a su mejor nivel ante Heather Watson y cayó con claridad por 6-0, 6-2.

La granadina se medía a una rival a la que había derrotado este año en la pista dura de Monterrey (México), pero más fresca por no haber jugado el martes ante las kazajas. La británica, con el apoyo de la grada del Emirates Arena, no dio opciones a la andaluza, demasiado errática (21 errores no forzados) y que no pudo contrarrestar el gran nivel ofrecido por su rival, que se hizo con los primeros siete juegos del partido.

La española acusó el golpe y pese a que pudo reaccionar y animarse con sus primeros juegos, no encontró la forma de inquietar al resto desde que desperdiciase cuatro bolas de rotura al inicio del choque. Watson se mantuvo muy firme y con 2-2 se hizo con los últimos cuatro juegos para dar vida a su equipo.

Lo que parecía algo complicado se acercó más si cabe para las británicas tras llevarse también el segundo punto, con el añadido moral de haberlo hecho ante la número uno española, una Paula Badosa atenazada por las dudas que ha arrastrado esta campaña ante una Harriet Dart igual de inspirada que su compañera (6-3, 6-4).

La jugadora catalana nunca pudo dominar a su rival y tampoco fue capaz de aprovechar sus opciones en un encuentro donde el ritmo lo llevó casi siempre la tenista británica, afianzada por romper el primer saque de la 13 del mundo. Dart no desperdició esa ventaja y un segundo ‘break’ le dio más aire para cerrar el primer parcial pese a entregar un servicio por el camino.

Badosa intentó mejorar, pero continuó siendo víctima de su exceso de agresividad sobre todo al resto, mientras que el servicio, una de sus armas, no terminó de funcionarle. Por ello, no logró una rotura que podría haber sido clave pese a tener opciones en dos juegos.

La británica salvó los momentos más complicados y se plantó con 5-4 arriba. Badosa, en su segundo partido absoluto, no pudo aguantar la presión de ese servicio y estrelló una pelota en la red con la que entregó el encuentro. El milagro del dobles no llegó y España tendrá que seguir esperando por la sexta corona.