El Real Madrid pierde la cabeza en Vallecas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El Real Madrid cedió el liderato de LaLiga Santander 2022-2023 al FC Barcelona y confirmó que está atravesando un bache antes del parón por el Mundial de Catar después de caer este lunes por 3-2 en su visita a un Rayo Vallecano que le superó en todo en el Estadio de Vallecas.

El conjunto madridista se ahogó en el feudo franjirrojo, de nuevo un fortín para los de Andoni Iraola, que tras robarle dos puntos al FC Barcelona y al Atlético de Madrid a domicilio, le quitó tres claves a los de Carlo Ancelotti, incapaces de descifrar el duelo que le planteó su rival, al que llegó a dominar en el marcador a modo de espejismo.

El actual campeón no saboreó la victoria en el tercero de sus últimos cuatro encuentros, un bajón preocupante para un equipo que había empezado lanzado la temporada y que poco a poco ha ido perdiendo fuelle hasta verse dos puntos por detrás de un Barça que era el que parecía estar en crisis y que ahora le aventaja en dos puntos a falta de un choque liguero más.

En Vallecas, el 14 veces campeón de Europa no tuvo nunca la pausa ni la cabeza que le suelen dar tanto Toni Kroos como Karim Benzema. Sin ellos, y con el flojo nivel que dieron jugadores como un Tchouameni que ha perdido brillo, un Vinicius de nuevo más enredado en disputas que en su fútbol o un Valverde que no pudo mostrar su poderío, fue víctima de un Rayo Vallecano repleto de energía. Hubo demérito en los visitantes, pero fue más por mérito de los locales.

Ya desde el pitido inicial el Real Madrid comprobó que le esperaba una noche compleja. Pese a un amago inicial de ‘Vini’, el partido sólo tuvo una dirección, hacia la portería de Courtois, y la recompensa fue rápida para los franjirrojos. Fran García, una tortura para Carvajal todo el partido, encontró espacio y su preciso envío al corazón del área encontró la finura en el remate cruzado de Comesaña.

El 1-0 aceleró aún más a los de Andoni Iraola, que le robaron la pelota al campeón de Europa, atenazado en la asfixiante presión a la que estaba sometido y que no le dejaba pensar. Courtois se erigió entonces en salvador para evitar que el marcador se ensanchase con dos buenas intervenciones que dieron aire a los suyos.

El Rayo se tomó un necesario respiro, suficiente para que los de Ancelotti sacasen a pasear su conocida ‘pegada’. Tras la mejor opción para un desacertado Rodrygo, Fran García no pudo frenar en la internada de Asensio en el área y le derribó, un penalti decretado vía VAR y que transformó Modric.

EL VAR VUELVE A APARECER POR PARTIDA DOBLE

Antes de que pudiese digerir el empate el equipo vallecano, Militao mostró su potencia aérea para dar la vuelta en el marcador con un cabezazo a la salida de un saque de esquina. El Real Madrid se las prometía felices, pero el conjunto de Iraola se rehizo y no perdonó la endeblez defensiva madridista con el empate, obra de un furibundo disparo de Álvaro García.

El campeón aún tuvo una ocasión más en un final trepidante en las botas de Vinicius antes de un descanso que dio paso a otra exhibición de energía de los locales, que dominaron la segunda parte y que sólo acabaron encerrados en los compases finales por el ímpetu de su rival, poco amenazante hasta ese instante salvo por una buena ocasión al contragolpe de Rodrygo.

Pero a partir de ahí, casi siempre fue todo de nuevo hacia Courtois y casi siempre por un costado izquierdo que continuó castigando Fran García. El Real Madrid, sin balón, tuvo que limitarse a defender y esta temporada ya ha demostrado que no anda demasiado fino.

Entonces, el VAR volvió a aparecer para ser determinante. Primero, para avisar a Martínez Munuera de una mano de Carvajal en el área, y después para ordenarle repetir el penalti que Courtois, sin ninguno de los pies en la línea, le había adivinado a Trejo. Isi le dio el balón de nuevo a capitán y este no desperdició su segunda oportunidad.

Al Real Madrid le quedó más de media hora para intentar darle la vuelta a un partido que se había complicado. El Rayo supo mantener la calma y acertó con sus cambios, mientras que los de Ancelotti no surtieron demasiado efecto. Rodrygo culminó su negra noche al no acertar la última gran ocasión visitante y Vallecas festejó con alegría

FICHA TÉCNICA.

–RESULTADO: RAYO VALLECANO, 3 – REAL MADRID, 2 (2-2, al descanso).

–ALINEACIONES.

RAYO VALLECANO: Dimitrievski; Balliu, Lejeune, Catena, Fran García; Comesaña (Ciss, min.79), Valentín, Trejo (Unai López, min.71); Isi (Chavarria, min.88), Camello (Falcao, min.88) y Álvaro García (Salvi, min.88).

REAL MADRID: Courtois; Carvajal (Lucas Vázquez, min.85), Militao, Alaba, Mendy (Nacho, min.85); Modric (Mariano, min.79), Tchouaméni (Camavinga, min.69), Valverde; Asensio, Rodrygo y Vinícius.

–GOLES.

1-0, minuto 5. Comesaña.

1-1, minuto 38. Modric, de penalti.

1-2, minuto 41. Militao.

2-2, minuto 44. Álvaro García.

3-2, minuto 67. Trejo, de penalti.

–ÁRBITRO: Martínez Munuera (C.Valenciano). Amonestó a Catena (min.2), Trejo (min.48), Balliu (min.87), Chavarria (min.91), por el Rayo Vallecano, y a Vinicius (min.11), Modric (min.60), Carvajal (min.65), Rodrygo (min.70) y Lucas Vázquez (min.99), por el Real Madrid. Expulsó a Andoni Iraola en el minuto 61.

–ESTADIO: Vallecas.