Unai Emery: «Mi etapa en Villarreal estaba cerca a su final en junio»

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Unai Emery se despidió este lunes del Villarreal, su «casa durante los últimos dos y medio» y donde se ha sentido «integrado, querido, identificado y apasionado» por un club que deja para poner rumbo al Aston Villa poniendo fin a una etapa en el ‘Submarino Amarillo’ que estaba «cerca de su final» ya que acababa contrato en junio de 2023.

«El Villarreal ha sido mi casa durante los últimos dos años y medio. Mi casa, no mi club, porque me he sentido integrado, querido, identificado y apasionado por el Villarreal CF. He vivido en primera persona la excelencia del proyecto de la familia Roig y nuestro añorado José Manuel Llaneza. Desde fuera era un proyecto admirable y, desde dentro, he podido confirmarlo, sentirme parte. Hemos conseguido éxitos juntos, vivido grandes momentos e, independientemente de los resultados, me he sentido más apoyado y querido que nunca», señaló Emery en una carta en sus redes sociales.

El vasco aseguró no tener «ni un reproche» y dio las gracias a todo el club por ser «claves» para que pudiera «dar lo mejor» de él mismo. «Sin ellos, nada hubiera sido posible. Han puesto a mi disposición los recursos y la tranquilidad necesaria para que, mirando atrás, hayamos podido vivir un título europeo y unas semifinales de la Champions, gracias también al compromiso de todos los jugadores, empleados y la directiva», comentó.

«Y con todo un pueblo, la afición cálida y fiel que nunca nos ha fallado y que, incluso ahora en la tesitura de hacer cien kilómetros para apoyarnos en Valencia, nos ha dado una lección de lealtad», prosiguió el irundarra.

Este tiene claro que «todo ha sido perfecto». «Si hubiera escrito una carta de deseos cuando firmé me hubiera quedado corto», confesó un Emery que ha «disfrutado de este camino». «Sin embargo, parte de todo camino es su final. Mi etapa, con la exigencia imprimida y los éxitos cosechados, estaba cerca a su final en el próximo junio. Durante los últimos días he estado pensando detenidamente y sintiendo cual debería ser mi decisión», subrayó.

«La despedida es dura y difícil, pero mi sentimiento y mi reflexión es que debo empezar un nuevo proyecto», recalcó el técnico que no olvidará la noche que tocaron «el cielo» con la conquista de la Liga Europa. «Tampoco las de Turín, Múnich o Bérgamo. O la del pasado domingo, que fue el mejor homenaje a José Manuel. Pero, creedme, lo mejor ha sido venir cada mañana a trabajar feliz, sabiendo que estabas en el lugar donde encajabas plenamente y te sentías respetado», indicó.

«Aquel 27 de julio de 2020, en mi presentación, dije que mi sueño era ganar un título con el Villarreal CF. Hoy, después de haberlo cumplido, puede deciros a los aficionados, al club y a mis jugadores que lo que nunca hubiera soñado es que iba a ser tan feliz como lo he sido con vosotros. Siempre ‘groguet’, gracias a todos. ¡Endavant!», sentenció.

Unai Emery se despidió este lunes del Villarreal, su «casa durante los últimos dos y medio» y donde se ha sentido «integrado, querido, identificado y apasionado» por un club que deja para poner rumbo al Aston Villa poniendo fin a una etapa en el ‘Submarino Amarillo’ que estaba «cerca de su final» ya que acababa contrato en junio de 2023.

«El Villarreal ha sido mi casa durante los últimos dos años y medio. Mi casa, no mi club, porque me he sentido integrado, querido, identificado y apasionado por el Villarreal CF. He vivido en primera persona la excelencia del proyecto de la familia Roig y nuestro añorado José Manuel Llaneza. Desde fuera era un proyecto admirable y, desde dentro, he podido confirmarlo, sentirme parte. Hemos conseguido éxitos juntos, vivido grandes momentos e, independientemente de los resultados, me he sentido más apoyado y querido que nunca», señaló Emery en una carta en sus redes sociales.

El vasco aseguró no tener «ni un reproche» y dio las gracias a todo el club por ser «claves» para que pudiera «dar lo mejor» de él mismo. «Sin ellos, nada hubiera sido posible. Han puesto a mi disposición los recursos y la tranquilidad necesaria para que, mirando atrás, hayamos podido vivir un título europeo y unas semifinales de la Champions, gracias también al compromiso de todos los jugadores, empleados y la directiva», comentó.

«Y con todo un pueblo, la afición cálida y fiel que nunca nos ha fallado y que, incluso ahora en la tesitura de hacer cien kilómetros para apoyarnos en Valencia, nos ha dado una lección de lealtad», prosiguió el irundarra.

Este tiene claro que «todo ha sido perfecto». «Si hubiera escrito una carta de deseos cuando firmé me hubiera quedado corto», confesó un Emery que ha «disfrutado de este camino». «Sin embargo, parte de todo camino es su final. Mi etapa, con la exigencia imprimida y los éxitos cosechados, estaba cerca a su final en el próximo junio. Durante los últimos días he estado pensando detenidamente y sintiendo cual debería ser mi decisión», subrayó.

«La despedida es dura y difícil, pero mi sentimiento y mi reflexión es que debo empezar un nuevo proyecto», recalcó el técnico que no olvidará la noche que tocaron «el cielo» con la conquista de la Liga Europa. «Tampoco las de Turín, Múnich o Bérgamo. O la del pasado domingo, que fue el mejor homenaje a José Manuel. Pero, creedme, lo mejor ha sido venir cada mañana a trabajar feliz, sabiendo que estabas en el lugar donde encajabas plenamente y te sentías respetado», indicó.

«Aquel 27 de julio de 2020, en mi presentación, dije que mi sueño era ganar un título con el Villarreal CF. Hoy, después de haberlo cumplido, puede deciros a los aficionados, al club y a mis jugadores que lo que nunca hubiera soñado es que iba a ser tan feliz como lo he sido con vosotros. Siempre ‘groguet’, gracias a todos. ¡Endavant!», sentenció.