El Celta y el Getafe firman unas tablas poco fructíferas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El Celta y el Getafe cerraron este lunes la undécima jornada de LaLiga Santander 2022-2023 con un empate a un gol en el Estadio de Balaídos, un resultado que no impide que ninguno salga de sus mala dinámicas, pero que satisfizo seguramente más a los locales, que salvaron un punto en los compases finales.

Los dos conjuntos llegaban al encuentro con muchas dudas, los locales después de tres derrotas consecutivas, la última muy dura en Valladolid (4-1), y los visitantes con cuatro jornadas sin ganar, aunque las dos últimas al menos sumando un punto. Y ambos estados se vieron reflejados en un choque donde la emoción sólo la dio el marcador y donde apenas hubo ocasiones para alguno. Los ‘celestes’ se quedan con once puntos, uno más que los ‘azulones’, con los dos muy cerca del descenso.

Desde el inicio ya se vio las fortalezas y debilidades de cada uno. Los de Eduardo Coudet trataron de dominar, pero les faltó mordiente ofensivo ante los de Quique Sánchez Flores, cuya disciplina defensiva brilló por encima de todo.

Así, en un primer tiempo marcado por una lesión en cada bando (Hugo Mallo y Fabrizio Angileri) y escasas ocasiones, salvo una muy clara de Iago Aspas, al que le faltó muy poco para ‘cazar’ un gran envío de Óscar Mingueza, en lo que el preludio del 0-1 al filo del descanso. Unai Núñez cometió falta sobre Enes Unal y el turco colocó su disparo lejos del alcance de Agustín Marchesín.

El Celta intentó rearmarse para la segunda parte. El equipo gallego llevó la iniciativa siempre, pero no pudo desarmar el entramado defensivo de un Getafe que tuvo un buen aviso en un remate de Ángel Algobia en los primeros compases.

Un disparo de Gabriel Veiga, bien repelido por David Soria, fue la mejor por parte de los del ‘Chacho’ Coudet que dominaron sin gran peligro. Un potente disparo de Portu cortó la respiración a la inquieta grada de Balaídos en un tramo final donde los locales encontraron premio al menos a su insistencia. Iago Aspas dibujó un gran centro y Joseph Aidoo lo cabeceó a la red para salvar un punto aunque el de Moaña a punto estuvo de culminar la remontada en el alargue.