Final del Rally RACC-Rallye de España, con doble éxito para Ogier y Toyota

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Sébastien Ogier ha conseguido su primera victoria, en la era híbrida del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, triunfando en el RallyRACC – Rallye de España y ayudando a su equipo Toyota Gazoo Racing, a conseguir el título de constructores. El francés, que está disputando una temporada a tiempo parcial para Toyota, se ha hecho con el control de esta penúltima prueba, al marcar tres scratch a mitad del rallye de asfalto de tres días.

Al volante de un GR Yaris, Ogier, llegó a la última etapa de hoy domingo, con una ventaja de 20’7 segundos y pudo permitirse el lujo de superar los cuatro últimos tramos, sin correr excesivos riesgos. Y, así lo hizo, consiguiendo su primera victoria en la era híbrida del WRC y la primera victoria para su copiloto Benjamin Veillas.

Kalle Rovanperä, que ganó el campeonato de pilotos a principios de este mes, confirmó un doble podio para Toyota. Su resultado aseguró a la marca japonesa, su segunda corona de constructores consecutiva.

A falta de una prueba, la escuadra con sede en Jyväskylä tiene una ventaja insuperable ya de 93 puntos sobre Hyundai Motorsport y, ya no puede ser alcanzada.

Neuville le arrebató el segundo puesto a Rovanperä,  a última hora de la tarde de ayer sábado y se preparó para una reñida lucha con el joven finlandés. Sin embargo, esa batalla no llegó a materializarse, ya que Rovanperä pinchó un neumático delantero izquierdo, al pasar por un agujero de drenaje en la segunda especial. En el control final, 18’1 segundos separaban a ambos.

Los Hyundai cerraron el resto de los cinco primeros, con Ott Tänak terminando a 44 segundos del líder en la cuarta posición de la general. El piloto estonio nunca encontró el punto óptimo en la puesta a punto de su coche y se quedó a 9’5 segundos de Rovanperä.

Un decepcionado Dani Sordo, ha quedado a 32’5 segundos, tras un fin de semana desigual en sus carreteras de casa. Le faltó ritmo durante el primer día y medio, hasta que unos ajustes de puesta a punto a mitad del sábado, le permitieron ganar velocidad. Desgraciadamente, esos ajustes llegaron demasiado tarde y, a pesar de ganar dos tramos en asfalto, Sordo tuvo que lamentar lo que podría haber sido.

También, se sintió abatido el sexto clasificado, Elfyn Evans. El galés, sintió que le faltaba rendimiento durante todo el rallye y un pinchazo en el mismo lugar que su compañero Rovanperä, en Riudecanyes, agravó sus problemas.

Takamoto Katsuta y Adrien Fourmaux, fueron séptimo y octavo. Ambos pilotos ganaron una posición a expensas del compañero de Fourmaux, en el M-Sport Ford Puma, Craig Breen, que también tuvo problemas con los neumáticos, tras caer en un agujero por la mañana.

Breen terminó finalmente noveno en la general, mientras que su copiloto Paul Nagle se retiró de la competición en su 102ª participación en el WRC. Pierre-Louis Loubet, también con un Puma, completó la clasificación.

El campeonato llega a su final el mes que viene, con una nueva prueba de asfalto. El Rallye FORUM8 de Japón, se celebrará del 10 al 13 de noviembre.