ÚLTIMA HORA

Scariolo: «Este oro tiene un sabor especial y diferente»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El seleccionador nacional, Sergio Scariolo, reconoció que el oro conseguido en el Eurobasket 2022 contra Francia «tiene un sabor especial» porque «hay mucho trabajo detrás», y que se siente orgulloso de haber «dejado atrás a equipos increíbles» como su rival en la final, a quien no dio opción en ningún momento.

«Este tiene un sabor especial, diferente. Diría que hay mucho trabajo detrás, primero en los clubes, con los programas de jóvenes y después con el de la Federación y la manera de preparar a esta generación», declaró el italiano en la rueda de prensa posterior a la victoria contra 88-76 contra Francia.

Sergio Scariolo aseguró que se encuentra «extremadamente feliz». «Entramos a este torneo siendo octavos en el ‘Power Ranking’ y fuimos ganando puestos paso a paso. Hemos dejado atrás a equipos increíbles, el último es un equipo increíble lleno de jugadores de Euroliga, NBA, de nivel top, ‘All-Stars’, y los otros equipos de este increíblemente fuerte Eurobasket ha sido genial, ver el ranking final y ver que estamos por encima de esos equipazos», valoró.

El técnico reconoció que la circunstancia de que Willy Hernangómez haya terminado siendo el ‘MVP’ de la competición era algo que necesitaban si querían ser campeones. «Es algo que hablamos al principio. Teníamos que poner a alguien en la lista de los tops, no teníamos a nadie entre los 15 primeros esperados y le dije ‘lo siento, pero eres el tío, así que mueve el culo y lidéranos y hazlo’, y estoy muy contento por él y por sus compañeros. Ha sido un viaje muy divertido. Hemos jugado un gran baloncesto», comentó.

Scariolo quiso saborear el triunfo como si fuera «solo un entrenador de baloncesto». «Hemos hecho grandes defensas, grandes ataques, las limitaciones que teníamos, que podría ser, que podrían llevarnos a ser irregulares, jugar a un ritmo bajo, pero hemos jugado a un gran baloncesto, moviendo el balón, con un ritmo alto, muchas asistencias, sin egoísmo, con habilidad de superar dificultades como equipo y no solo acciones individuales», argumentó.

«HEMOS JUGADO UN GRAN BALONCESTO»

«Recuerdo hablar con Juancho antes sobre lo importante que fue cambiarle de posición entre el ‘3’ y el ‘4’, solo por poner un ejemplo, son situaciones que se dan durante el torneo y se han convertido en un equipo muy eficiente y un gran equipo en ambos lados de la pista y no puedo estar más contento como entrenador», confesó Scariolo.

De cara a la final, Scariolo explicó cuál había sido el plan preparado para poder sacar a Francia del juego en el que se siente más cómodo. «Sabíamos que necesitábamos encontrar situaciones a pista abierta, porque sabíamos que no tenemos la altura como para llevarlo a la pintura. Nosotros hemos jugado muy bien a media pista, pero creo que hoy era necesaria una gran cantidad de puntos en transición, y sabíamos que si hacíamos ciertas cosas podríamos forzar pérdidas», afirmó.

El italiano apuntó que España tenía que construir su «muro cinco pasos más allá». «Si ellos nos metían en la pintura eran mucho más grandes que nosotros y podíamos sufrir. Estoy muy contento de esa estadística, como la de rebotes, porque hemos empatado con un equipo mucho mayor y en la de asistencias, porque conseguimos 24 asistencias, lo que habla de nuestra capacidad ofensiva», añadió.

Para Scariolo esta ha sido la medalla «más inesperada», pero no «la más dura». «También en el Mundial nos daban quintos en el ‘Power Ranking’ al inicio de la competición. Eso no lo hacen los aficionados de la calle, lo hacen los profesionales, porque se basan en las individualidades que los equipos presentan, pero se empezarán a enterar de que nosotros tenemos también tenemos algo más a nivel colectivo que nos permite multiplicar los valores individuales», apuntó.

«No creo que haya sido el más duro, aunque parezca raro decirlo, creo que ha sido bastante más duro en otras ocasiones en las que teníamos otro tipo de personalidad y fusionar a jugadores que tenían que cambiar mucho su rol respecto al que tenían en sus equipos, que aceptar roles bastante menores, aceptar dejar a un lado sus egos, dejarse entrenar en un contexto en el que casi nadie estaba del todo feliz con el rol que tenía porque tenían que sacrificar mucho de sí mismo», explicó Scariolo.

«ESTE AÑO HA SIDO DURO, INCLUSO AGRESIVO A VECES»

El italiano confesó que, en esas circunstancias, sintió «más una dificultad personal» que ahora. «Esto es hacer baloncesto, y lo es con jugadores a los que no ha sido complicado pedirles el esfuerzo más, la concentración más, porque desde el día uno no tenía ninguna preocupación, complejo, exigencia, reivindicación, todo el mundo estaba trabajando y haciendo equipo y ha sido muy gratificante», afirmó.

En uno de sus primeros Eurobasket dijo que la Federación le había dado un Ferrari, mientras que ahora bromeó con que es más «un Red Bull». «Es diferente, conducir un Ferrari es duro, porque tienes que gestionar muchos detalles sobre una máquina llena de piezas muy delicadas. Este año ha sido un poco más duro, incluso agresivo a veces, porque creo que era la manera de conducir este coche», comparó.

«Siempre sintiendo que los jugadores no se ofendían de ser conducidos duro, y hemos podido apretar, pisar el acelerador un poco más y hacer cosas que antes no me atrevería a hacer, pero cada situación es diferente, tienes que adaptarte como entrenador. Los equipos son diferentes, las fortalezas y las debilidades y hay que tratar de maximizar unas y minimizar las otras», profundizó.

Los jugadores irrumpieron en la rueda de prensa para empapar de agua tanto a Sergio Scariolo como a Willy Hernangómez, algo que el técnico se tomó con humor diciendo que no imaginaba a Juan Carlos Navarro o a Pau Gasol en esa situación. «Es la cara de tener un equipo joven, que nadie había estado aquí antes y lo celebra, lo disfruta como una primera vez. Las primeras veces siempre son diferentes, así que hay que entenderles», comentó.

Sergio Scariolo puso en valor lo conseguido, no solo por el primer equipo, sino por todas las categorías inferiores en un verano de ensueño para el baloncesto español, que ha llegado a las nueve finales de los torneos donde competía. «No podemos decir que vayamos a hacer esto cada año, eso es una locura, pero el desafío es seguir siendo competitivos y enseñar la mentalidad. El talento será mejor o peor, pero la forma de competir tiene que ser la misma, eso no es negociable para nosotros», sentenció.