Scariolo: «Normalmente los equipos competitivos ganan en el último cuarto»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El seleccionador nacional de baloncesto, Sergio Scariolo, calificó este viernes la mentalidad de su equipo como «muy competitiva», lo que para él explica las grandes remontadas de España porque «normalmente los equipos competitivos ganan en el cuarto cuarto», mientras que ahora le espera «un Everest» en la final contra Francia del próximo domingo.

«Nos ha ido bien otra vez, y eso es un dato que sirve, pero yo creo que el dato más grande es el carácter y la competitividad de estos jugadores, así que la personalidad del equipo es muy competitiva y normalmente los equipos competitivos ganan en el cuarto cuarto», declaró el técnico en la rueda de prensa posterior a la victoria de España contra Alemania por 91-96 en la semifinal del Eurobasket.

El técnico valoró positivamente «la frialdad» de su equipo en el tramo final, ,porque «no es la cualidad que esperas en debutantes». «Creo que por ejemplo el cuatro de cuatro en tiro libre de Usman es un dato importantísimo, y más jugadas. hay un carácter de equipo para ayudar a los que están en un momento de dificultad y seguir aprovechando para los que están en un momento brillante», explicó.

Scariolo, también explica las remontadas en los tres partidos de las eliminatorias porque plantea cosas diferentes según los momentos de partido. «Nosotros nunca sacamos tampoco tácticamente todo lo que tenemos en la primera parte, a veces aguantamos, a veces aguantamos demasiado, pero hay cosas que hay que utilizar cuando toca utilizarlas, y no pronto», confesó.

El italiano quiso «felicitar a Alemania por su campeonato» y por crear «una atmósfera de baloncesto tremenda, que les ha apoyado hasta el final», aunque en quien se deshizo en elogios fue en sus jugadores, por lograr superar las expectativas. «No puedo encontrar las palabras para felicitar a mis jugadores. Han estado realmente involucrados, esta medalla es la menos esperada y la más satisfactoria para mí, construida sobre el trabajo duro, la unión, el deseo a esforzarse y superar nuestras limitaciones físicas y grandes agallas en el último cuarto una vez más», aseguró.

Sergio Scariolo puso en valor los «grandes tiros libres anotados y grandes jugadas defensivas realizadas» por su equipo, que ha creado «buenos tiros y encontrado los espacios no llevando la bola a malas manos antes de tiempo». «Nuestros cinco minutos malos en el segundo y tercer cuarto los hemos superado una vez más, hemos remontado, hemos seguido confiando en nosotros y hemos terminado ganando este increíble partido», añadió.

«El baloncesto es un deporte de equipo, al final es ganar en equipo, hacer las cosas bien para ganar como equipo. Algunas de estas cosas son muy evidentes y brillantes, llenan los titulares y otras no, pero tienes que ser capaz de hacer lo que haga falta. Esta es la novena final este verano para España, no sé si realmente podemos ver la dimensión sobre este dato. En todas las competiciones en las que España ha competido», destacó Scariolo.

El técnico quiso acordarse de «entrenadores y jugadores» que «trabajan cada año mejorando todos los años para ir creciendo para acercarse al primer equipo» porque «no pasa de la noche a la mañana y no es algo al azar». «Estoy encantado con esto, quiero que lo disfruten porque también es su logro también», señaló.

«SABEMOS QUE LA FINAL VA A SER UN EVEREST»

El carácter de los jugadores en los momentos finales se debe, según Scariolo, a que desde la federación les hacen «crecer así». «Yo estoy aquí en la primera línea y me toca, pero represento a muchísima gente en todas las categorías inferiores, todos los que han ayudado a crear esta personalidad y estos valores, y a todos los jugadores que ya no están y que nos han enseñado el idioma de los jugadores de cómo jugar y cómo se gana. Es un conjunto de muchos factores», argumentó.

Scariolo reconoció que se encuentra «bastante tranquilo», aunque también «muy feliz y contento, porque es la medalla menos esperada, más gratificante y satisfactoria». «Ahora a ver qué color le ponemos. Está claro que vamos a afrontar un equipazo, sobre todo físicamente, otra dimensión, pero intentaremos inventarnos algo para poder competir. Ya estoy dándole vueltas para ver cómo seguimos engañando al personal», comentó.

Ahora, en la final tendrán que medirse a Francia, quien siempre «tiene equipos inmensos, lleno de jugadores atléticos y con mucho talento, todos ellos son jugadores NBA o jugadores top de la Euroliga», por lo que se espera un reto «divertido». «Respeto mucho a Vincent Collet y sabemos que va a ser un Everest, pero estar aquí es solo día y puede pasar cualquier cosa a un solo partido», aseguró.

De nuevo los puntales del equipo han sido Lorenzo Brown y Willy Hernangómez, sobre los que ha tenido buenas palabras y a los que agradece haber tomado esa responsabilidad. «El año pasado teníamos a Marc y a Pau (Gasol), lo que es una razón gigante para no hacer que jugadores como Willy tuviera un papel dominante como este año, pero era un proceso y lo sabíamos», declaró.

«Él era elegido para este cambio tras la retirada de nuestras leyendas, ha dado un paso adelante y todavía tiene que confiar más en sus posibilidades en ambos lados de la pista, porque creo que puede hacer más pasos hacia delante y que estos le harán ser una super estrella en el baloncesto internacional, más de lo que es ahora», auguró.

Sobre el base, destacó su capacidad para entrar al vestuario, «conocer a sus compañeros», e incluso «aprender a jugar a las cartas». Lorenzo Brown es importante «siendo uno más en el equipo, creando una buena química desde el punto de vista humano y después, por supuesto, día a día, creciendo en liderazgo y en entender lo que el equipo necesitaba en cada momento», valoró Scariolo.

«A veces más creatividad, otras con más anotaciones, especialmente cuando la pelota quema así que estamos encantados con él y esperamos que esté disfrutando la experiencia, porque sus compañeros están felices con haber integrado a esta gran persona que además es un gran jugador dentro de nuestra familia», concluyó.