España termina quinta en el Europeo de rugby en silla de ruedas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La selección española de rugby en silla de ruedas ha finalizado en quinta posición en el Europeo B de la modalidad de Skien (Noruega), quedándose a un paso de pelear por el ascenso a la máxima categoría.

Tras caer en el Grupo A con Austria (62-60), Países Bajos (54-31) e Israel (42-43) y vencer a Polonia (46-38), superó en los partidos del quinto al octavo puesto a Suecia (53-37) y de nuevo a los polacos (45-42).

La progresión experimentada por el rugby en silla en España ha sido exponencial en los últimos años desde su creación en 2018 y el debut internacional en 2019 en el Europeo C, hasta el punto que, en la actualidad, hay ocho clubes compitiendo en la Liga nacional.

La selección española estuvo compuesta por Christian Javier Páez Paredes, Javier Quiles, Juan Tijan, Marc Subiron y Marta Llauradó Gómez (BUC Universitari), Oriol Monras, Pau Navarro Baches y Pau Obregon (Spartans Granollers), Edgar Escolan y Unai Gonzalvo (Adapta Zaragoza) y Demetrio González Romero (CAAD Sevilla Quad Rugby).

El cuerpo técnico lo formaron David Campón (coordinador nacional y team manager), Nicolás Coste (seleccionador nacional), Mariano Hurtado y Carlos González (entrenadores ayudantes) y Silvia Montero Cuevas (fisioterapeuta).

«Hay que estar satisfechos con el trabajo realizado, somos un equipo joven, el último país en incorporarse al circuito de competición internacional», declaró David Campón.

Este Europeo era clasificatorio para el próximo campeonato continental de Cardiff (Gales) de mayo de 2023. En este torneo se pusieron en juego tres plazas. Para pasar de ronda había que quedar entre los dos primeros de grupo, algo que España no logró, y de esos cuatro equipos salieron los ganadores y las tres plazas. La victoria final fue para Países Bajos, la plata se la llevó Israel y el bronce, República Checa.