El noruego Ruud derrota al ruso Kachanov y alcanza la final del US Open

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El tenista noruego Casper Ruud se convirtió en el primer finalista del Abierto de los Estados Unidos, cuarto y último ‘Grand Slam’, al derrotar este viernes al ruso Karen Kachanov en cuatro sets por 7-6(5), 6-2, 5-7, 6-2 tras más de tres horas de partido.

Ruud, quinto favorito en Nueva York, espera ya al ganador de la segunda semifinal, que medirá al español Carlos Alcaraz y al estadounidense Frances Tiafoe, y lo hará sabiendo que si el murciano no gana, será el nuevo número uno del mundo, pase lo que pase en la final. El primer puesto del ranking ya está en manos solo de ellos ya que para que fuese para Rafa Nadal ni el nórdico ni el de El Palmar debían llegar al partido decisivo.

El jugador noruego, el primero de su país en pelear por el título en Flushing Meadows, confirmó en Nueva York su gran año 2022 donde ya disputó una final de ‘Grand Slam’, en Roland Garros, donde fue derrotado claramente por el jugador de Manacor y ahora intentará aprovechar su segunda oportunidad después de un partido donde salvo el primer parcial y su ‘despiste’ del tercero, siempre dio la sensación de ser más sólido que Kachanov. 53 ganadores adornaron la estadística del finalista en París.

Ambos intercambiaron roturas en la primera manga, primero con el ruso replicando la del noruego, y luego este, devolviendo una más peligrosa a su rival con 4-3. Ruud también tuvo que levantar una pelota de rotura con 4-4 y finalmente se llevó el set en el ‘tie-break’ (7/5).

Eso afianzó al quinto cabeza de serie, que desplegó su mejor tenis para llevarse sin problemas el segundo set y encarrilar su pase a la final, que se complicó por momentos tras perder el tercero con una inoportuna rotura cuando servía para jugar una segunda ‘muerte súbita’. Kachanov, actual subcampeón olímpico, encontró premio a su mejor tenis, pero Ruud no acusó el golpe y no dio más emoción con una cuarta manga de nuevo muy firme.