ÚLTIMA HORA

Rafa Nadal se despide del US Open ante el estadounidense Tiafoe

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El tenista español Rafa Nadal se despidió este lunes de su andadura en el Abierto de los Estados Unidos, cuarto y último ‘Grand Slam’ de la temporada, tras perder en los octavos de final ante el estadounidense Francis Tiafoe en cuatro sets por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3, después de más de tres horas y media de un partido donde no ofreció su mejor versión para batir a un rival que jugó a un gran nivel.

El manacorí encajó la primera derrota este año en un ‘grande’ tras conquistar Australia y París y no jugar por lesión las semifinales de Wimbledon. Pese a su inesperado adiós, el balear tiene aún opciones esta semana de volver a ser número uno del mundo, lo es virtualmente, aunque abrió la puerta al murciano Carlos Alcaraz y el noruego Casper Ruud, quienes tienen que llegar a la final para tener opción de serlo.

El ganador de 22 ‘Grand Slams’ no pudo con un Tiafoe muy sólido durante todo el encuentro, en el que siempre dio la sensación de llevar la iniciativa salvo en el cuarto parcial, donde se vio con ‘break’ abajo. Ahí, parecía que el segundo favorito podría alargar el duelo a un quinto set, pero el estadounidense sacó su mejor tenis para hacerse con los últimos cinco juegos ante la algarabía de la Arthur Ashe.

No tuvo su mejor día un Rafa Nadal que se estrenaba el primer turno de la tarde en Flushing Meadows. Al español le costó coger ritmo en su tenis y cuando fue mejorando, no encontró la ‘ayuda’ del americano, que no bajó su nivel en ningún momento y que sacó además un gran partido a sus opciones al resto.

49 golpes ganadores firmó Tiafoe, 18 de ellos con saques directos y 12 con su derecha desde el fondo de la pista, donde supo aguantarle el tipo al cuatro veces campeón del torneo neoyorquino, un tanto penalizado por su flojo día al servicio (9 dobles faltas y un 52 por ciento de primeros saques) y por hacer menos daño que habitualmente con su ‘drive’.

Y desde el principio se vio que el vigesimosegundo cabeza de serie estaba dispuesto a plantar cara. Muy firme con el saque, pese a no conectar demasiados primeros, y con sus golpes desde el fondo haciendo mucho daño, controló un primer set donde sólo hubo una bola de rotura. Fue a su favor en el séptimo juego, justo después de haber sufrido algo con su saque, y no la desperdició para ponerse por delante.

Este era el tercero de sus cuatro partidos en este US Open en el que cedía el primer parcial un Nadal que necesitaba imperiosamente mejorar su tenis y sus sensaciones para igualar las cosas. El de Manacor dio un pase adelante, empezando a hacer algo más de daño desde el fondo sobre todo cuando sacaba.

NADAL NO APROVECHA SU VENTAJA EN EL CUARTO

Sin embargo, el americano no se inmutó y tampoco ofreció demasiados resquicios con su saque hasta un decisivo décimo juego cuando hicieron acto de aparición los minúsculos detalles, en forma de escasos centímetros en tres golpes que favorecieron a Nadal, que encontró su ansiado ‘break’ y el segundo parcial.

Tiafoe mantuvo la calma en un partido donde los servicios mandaban también en el tercer set hasta que aparecieron los mejores golpes del estadounidense. El manacorí no pudo aguantar el ímpetu de su rival, al que no le tembló el pulso para aprovechar su oportunidad en el séptimo juego para romper y recuperar el mando del partido en el marcador.

Nadal se quedó sin margen de error y eso pareció reactivarle en la Arthur Ashe. Por primera vez en todo el choque pudo romper pronto y encontrarse con comodidad con una ventaja de 3-1, pero fue el principio del fin para el ganador de 22 ‘grandes’, que no ganaría ningún juego más.

El estadounidense recuperó al instante el ‘break’ y luego fue capaz de salvar un 15-40 en el siguiente juego, momento en el que se fue lanzado hacia el triunfo sin temor a la presión y al historial del español para cerrar con autoridad el pase a sus segundos cuartos de final en un ‘Grand Slam’ tras los alcanzados en 2019 en Melbourne.