ÚLTIMA HORA

Carolina Marín tira de carácter para meterse en los cuartos de final del Mundial de Bádminton

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La española Carolina Marín se metió este jueves entre las ocho mejores del Mundial de Bádminton que se está disputando en Tokio hasta el próximo domingo después de tirar de carácter en su duelo ante la china He Bing Jiao, a la que derrotó en tres juegos (16-21, 21-15, 22-20) y después de salvar cuatro puntos de partido.

La onubense, tricampeona del mundo y por primera vez en un Campeonato del Mundo desde su última conquista en 2018, volvió a demostrar una vez más su fortaleza mental en un duelo de exigencia ante una rival de calidad, bronce en Huelva el año pasado y número nueve del ranking mundial, que no acertó a sentenciarla cuando lo tuvo todo a su favor en el tercer y definitivo parcial.

La jugadora andaluza estuvo contra las cuerdas, pero no se rindió y logró una victoria de mucho refuerzo, sobre todo en lo anímico y de cara al futuro más próximo que son los cuartos de final ante la número uno del mundo, la japonesa Akane Yamaguchi, actual campeona del mundo.

Jiao sólo había derrotado a la española en uno de sus siete enfrentamientos, pero salió muy centrada a la pista y dispuesto a aprovechar cualquier debilidad de su rival, a la que todavía le falta encontrar su mejor ritmo competitivo entre las mejores tras superar una segunda grave lesión de rodilla.

La china tomó rápidamente la iniciativa del partido (2-6), pero Marín supo reponerse a esta primera escapada, consiguió equilibrar de nuevo las cosas e incluso llegó a dominar (10-8). Sin embargo, la asiática reaccionó y supo jugar mejor los compases decisivos para desarmar a la hexacampeona de Europa y hacerse con el primer juego de forma cómoda (16-21).

La jugadora onubense se rehizo rápidamente y empezó mejor el segundo juego (3-0), pero Jiao también le dejó claro que no le iba a dar facilidades y asustó con un parcial de 2-9 para coger el mando con cierta claridad (5-9).

Carolina Marín también acertó a responder y no se puso nerviosa para trasladar la igualdad al marcador hasta el 13-13, momento en el que sacó su mejor versión para desarbolar a la nueve del mundo y forzar el tercer juego (21-15).

Entonces, la española se agarró a su temple y fortaleza mental. Salvo al inicio, fue muy por detrás en el electrónico en el primer tramo de parcial y aunque alcanzó la fase decisiva con sus opciones intactas (13-14), vio como Jiao se quedaba a un paso del billete a cuartos. Pero con 16-20, a la china le pudieron los nervios, todo lo contrario que a la triple campeona del mundo, férrea en su ánimo y que no lo desaprovechó para firmar una gran remontada hacia la victoria.