Sara Sorribes puede con la rusa Kasatkina y se mete por primera vez en cuartos del Mutua Madrid Open

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La tenista española Sara Sorribes alcanzó este martes por primera vez en su carrera los cuartos de final en el Mutua Madrid Open, torneo de categoría WTA 1000 y que se disputa sobre tierra batida, tras imponerse a la rusa Daria Kasatkina en tres sets por 6-4, 1-6, 6-3.

La castellonense tuvo que luchar durante dos horas y media para deshacerse de su rival, que cerca estuvo de levantarla la clara desventaja que tenía en el tercer y definitivo parcial, pero que finalmente no pudo con la garra de la jugadora local que aguantó para llevarse el billete entre las ocho mejores del torneo ante la algarabía de la Manolo Santana de la Caja Mágica.

Sorribes, actual número 47 del ranking mundial de la WTA, se metió por tercera vez en su carrera en un evento de esta categoría tras hacerlo el año pasado en Miami (Estados Unidos) y Montreal (Canadá) y ahora intentará meterse en las semifinales ante la estadounidense Jessica Pegula, duodécima favorita.

Sorribes y Kasatkina libraron un encuentro donde los saques no resultaron prácticamente decisivos. De hecho, ambas sólo ganaron cuatro de los 13 que dispusieron en todo un partido donde se registraron hasta 18 roturas de servicio.

La mitad fueron en una primera manga que fue todo una ‘montaña rusa’. La española llegó a tener ventaja de 5-3 y saque, pero no lo aprovechó y tuvo que ponerse por delante en el marcador gracias a la debilidad de una rival que no ganó ninguno de sus servicios del set.

Pero la rusa reaccionó y lo hizo con contundencia. Sus agresivos golpes desde el fondo de la pista empezaron a hacer mucho daño a la castellonense, que se vio desarbolada y abocada a un tercera y definitivo parcial.

Ahí, con el apoyo de la grada de la Manolo Santana, Sorribes hizo un acto de resistencia ante la continua agresividad de Kasatkina, que fue la que estuvo a remolque en esta ocasión. Un tercer ‘break’ situó a la española con un óptimo 4-1 y servicio, pero entonces llegó la réplica de la rusa que tuvo bola de rotura para igualar a cuatro. La castellonense salvó la situación con su garra y los errores de su rival hicieron ya el resto.