Paula Badosa solventa con firmeza el estreno de su número dos en la Caja Mágica

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La tenista española Paula Badosa estrenó este jueves con una sonrisa su condición de nueva número dos del ranking de la WTA ya que sacó adelante con menos problemas de los esperados y de los que inicialmente se intuían en su debut en el Mutua Madrid Open ante la rusa Veronika Kudermetova, a la que batió por 6-3, 6-0, mientras que Nuria Parrizas también avanzó al imponerse a la rumana Sorana Cirstea (6-4, 6-2).

La catalana volvía a la Caja Mágica un año después de haber sido una de las protagonistas de este WTA 1000 al que acudió invitada entonces por la organización y como la número 62 del mundo. Llegó hasta las semifinales, la mejor actuación de una española de todas las ediciones de la cita, y ahora se planta como una de las aspirantes a que se acabe la ‘maldición’ de que ninguna jugadora nacional haya jugado ni siquiera una final.

Con esa presión extra de jugar en casa, de su nueva posición en la clasificación y de lo realizado el año pasado, saltó a una pista Manolo Santana techada por la climatología, y el consiguiente cambio de condiciones, para verse las caras con una Kudermetova contra la que tenía una historial negativo de 3-1, aunque la única victoria había sido hace un mes en Indian Wells.

Badosa había advertido de lo complicado que era el estreno y el comienzo del partido así pareció confirmarlo, aunque fue un espejismo porque la jugadora rusa no pudo ratificar sus opciones y una vez que se vio por debajo en el marcador, apenas opuso resistencia.

Así, Kudermetova aprovechó la irregularidad de la española en su tenis y la puso en continuos problemas al resto. Sin embargo, no fue capaz de sacar partido a ninguna de sus tres bolas de rotura y lo acabó pagando demasiado caro.

La rusa no había sufrido en exceso con su servicio, pero tras el descanso del 4-3 todo cambió. Badosa se encontró con un 15-40 que no dejó pasar, rompió y, sin saberlo, ganó el partido porque su rival, pese a que tuvo otra bola de rotura para evitar el primer set, no volvió a ganar ningún juego.

La número dos del mundo se asentó, mientras que Kudermetova conectaba error tras error hasta encajar un total de nueve juegos seguidos. La de Kazán sólo ganó seis puntos, ninguno al resto, y dejó vía libre a la española para una segunda ronda donde le esperan seguramente muchos más problemas ya que tendrá enfrente a la exnúmero uno del mundo Simona Halep, doble campeona en Madrid y otras dos veces subcampeona.

PARRIZAS SUPERA A CIRSTEA

Junto a Badosa también superó la primera ronda la jugadora granadina Nuria Parrizas, que firmó una sólida victoria ante la rumana Soriana Cirstea en dos sets por 6-4, 6-2, en lo que era su primera vez en este WTA 1000.

La andaluza salió airosa de una primera manga que fue una ‘locura’ ya que se registraron siete roturas. La española rompió los tres primeros saques de su rival y se llegó a poner 4-1 y servicio, pero no cerró el parcial y la 27 del mundo lo igualó. Parrizas volvió a romper y esta vez no lo dejó pasar, aunque tuvo que salvar dos bolas de ‘break’.

En el segundo parcial, la granadina estuvo más sólida con su saque y no pasó tantos apuros, certificando con dos roturas su pase a una segunda ronda en la Caja Mágica donde se verá las caras con la ganadora del duelo entre la rusa Ekaterina Alexandrova y la letona Jelena Ostapenko.