Leclerc logra la pole y la mala suerte se ceba con Sainz y Alonso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El piloto monegasco Charles Leclerc (Ferrari) ha firmado la pole para la carrera del Gran Premio de Australia, tercera cita del Mundial de Fórmula 1, por delante del neerlandés Max Verstappen (Red Bull), en una sesión de clasificación con problemas para los españoles Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonso (Alpine), que comenzarán noveno y décimo respectivamente.

Leclerc, líder del campeonato, ha refrendado el dominio del viernes de la ‘Scuderia’ con su undécima pole en el ‘Gran Circo’, convirtiéndose en el único piloto del día capaz de bajar del 1:18 al parar el crono en 1:17.868 en su último intento de la Q3.

Con ello, el monegasco superó a los dos Red Bull por más de dos décimas. Este domingo compartirá primera fila con el vigente campeón del mundo, mientras que el mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez saldrá tercero junto al británico Lando Norris, que confirmó el paso adelante de los McLaren en Albert Park.

Por detrás partirán los Mercedes de los británicos Lewis Hamilton y George Russell, con el australiano Daniel Ricciardo (McLaren) y el francés Esteban Ocon (Alpine) justo por delante de los dos españoles, que sufrieron problemas mecánicos en sus monoplazas en la tanda definitiva y quedaron lastrados a los últimos puestos del ‘Top 10’.

Los coches del ‘Cavallino Rampante’ no sufrieron para mandar en una Q1 marcada por una bandera roja provocada por un accidente entre los canadienses Nicholas Latifi (Williams) y Lance Stroll (Aston Martin), y Pérez se puso al frente de la Q2 por delante de Sainz y con Alonso apuntando alto.

El asturiano, de hecho, también venía muy fuerte cerca del ecuador de la tercera tanda, marcando el mejor segundo sector de la sesión, pero un fallo en su coche, un problema hidráulico, le impidió frenar a tiempo en la curva 11 y acabó estrellándose contra las protecciones.

Con el bicampeón a salvo y tras varios minutos de interrupción, la suerte también se cebaba con Sainz, al que un problema mecánico le impedía arrancar su monoplaza; cuando lo logró, el madrileño no consiguió calentar los neumáticos a tiempo y no pudo sacar una buena vuelta, condenándose a la novena plaza.