La Real Sociedad se impone ante el Espanyol en el 95 y se afianza en Europa

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La Real Sociedad afianzó su candidatura a jugar en competición europea la temporada que viene después de imponerse por 1-0 al RCD Espanyol, gracias a un penalti anotado por Alexander Isak en el minuto 95 que premió su mayor ambición, en el partido que cerró este lunes la trigésima jornada de LaLiga Santander 2021-2022.

Todo parecía que ‘txuri-urdines’ y ‘pericos’ firmarían un empate sin goles que le valía algo más a los visitantes en su intento por amarrar cuanto antes la permanencia, pero una acción en los últimos compases de Calero sobre Merino acabó en la pena máxima que daría el triunfo a los locales, que se asientan en la sexta posición, con seis puntos sobre el Villarreal, misma diferencia con el sueño de la cuarta plaza y la Liga de Campeones.

El equipo de Imanol Alguacil tuvo que esperar hasta el final para sacar partido a su mejor encuentro y mayor ambición ante los de Vicente Moreno, que apenas se asomaron a la portería de Alex Remiro y que volvieron a mostrar su poca ‘pegada’ a domicilio. Aún no han sido capaces de ganar en este 2022 a domicilio, pero la pérdida del punto que parecían tener logrado les deja todavía con diez puntos de margen sobre el descenso.

En su segundo partido sin su delantero y capitán, Mikel Oyarzabal, la Real evidenció que su problema este año está en la faceta ofensiva, perjudicado también por el flojo año de Isak. Aún así, empezó muy fuerte y encerró a su rival, gozando de las dos mejores ocasiones de la primera mitad con un potente disparo de Zubimendi al inicio que sacó, con la cabeza, Oier Olazabal, y otro de David Silva tras un robo de Diego Rico en el tramo final, que estrelló el guardameta espanyolista.

El Espanyol acusó también la ausencia de su goleador, Raúl de Tomás, y no tuvo demasiado ímpetu ofensivo. En un partido donde no propuso demasiado ni tampoco pudo salir con peligro a la ‘contra’, su mejor ocasión del partido fue en el primer tiempo, con un cabezazo de Leandro Cabrera, que se fue rozando al palo.

Tras el descanso, el conjunto guipuzcoano continuó llevando la iniciativa e incluso Sorloth hizo el 1-0, una alegría que duró poco porque el VAR anuló el tanto del noruego por una falta previa. El desgaste fue pesándole a los de Imanol Alguacil, pero continuaron siendo los que más amenazaron hasta que encontraron el premio en el penalti de Calero sobre Merino y que no perdonó Isak.