Kansas, campeón de la NCAA con una remontada histórica sobre North Carolina

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Kansas se proclamó campeón del título nacional del baloncesto universitario de la NCAA esta madrugada ante North Carolina (72-69), después de culminar una remontada histórica tras ir perdiendo de 16 puntos en la primera mitad.

Así, y tras deshacerse de Villanova en la semifinal (65-81), Kansas, el equipo número 1 durante la temporada -con un balance de 28 victorias y 6 derrotas en e Big 12-, logra su cuarto titulo de NCAA y lo hace con la mayor remontada en una final masculina del campeonato en toda la historia, dejando atrás el récord anterior de 1963, cuando Loyola Chicago venció a Cincinnati después de ir perdiendo por 15 puntos.

David McCormack fue el nombre más destacado del encuentro gracias a su ‘doble-doble’ (15 puntos y 10 rebotes), con hasta cuatro jugadores más por encima de los 12 puntos, para llevarse la final en el apretado desenlace ante las casi 69.500 personas que abarrotaron el Caesars Superdome de Nueva Orleans.

Los Jayhawks comenzaron el partido tan finos como la semifinal, anotando fácilmente sus primeros 11 puntos, pero los Heels, de la mano de un gran Armando Bacot (15 puntos y 15 rebotes) supieron reaccionar para poner el empate (22-22) cuando restaban solo seis minutos de la primera mitad. A partir de ahí, los triples de Brady Manek catapultaron a North Carolina, que llegó al descanso con una amplia ventaja (25-40).

En la segunda mitad, Kansas mejoró a nivel defensivo, con mucho más acierto en el partido de ida y vuelta en el que se había convertido la final. Así, a falta de 12 minutos colocaron el 45-46 que ponía contra las cuerdas a los Tar Heels. En la recta final, y con Bacot lesionado, los Jayhawks cerraron una remontada histórica gracias a dos ganchos de McCormack, y con Caleb Love fallando el triple que hubiera forzado la prórroga.