Team New Zealand e INEOS Britannia ven a Barcelona como «un fantástico lugar» para la 37 Copa América

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El ‘Emirates Team New Zealand’, defensor, y el ‘INEOS Britannia’, retador, recalcaron su satisfacción por la elección de Barcelona como sede de la 37 edición de la Copa América de Vela del año 2024, «un fantástico lugar» para ofrecer un gran espectáculo.

«Barcelona ocupa un lugar muy especial en la historia de la vela de Nueva Zelanda y recordamos con orgullo el éxito de nuestro equipo de vela de los Juegos Olímpicos de 1992 y sus cuatro medallas», señaló Aaron Young, comodoro del Royal New Zealand Yacht Squadron, en el comunicado en el que se confirmó este martes la designación de la ciudad española como sede del evento.

Para Young, «Barcelona será un lugar impresionante para las regatas de la Copa América y las regatas femeninas y juveniles». «Esperamos defender la Copa América, mientras trabajamos para promover y hacer crecer el deporte de la vela en todo el mundo», apuntó.

Por su parte, el ‘INEOS Team UK’, retador oficial del ‘Team New Zealand’, también expresó su satisfacción por la elección de Barcelona. «Estamos encantados de que esta icónica ciudad haya sido elegida para albergar la 37ª Copa América», indicó el director del equipo, Sir Ben Ainslie.

«Los datos meteorológicos históricos de Barcelona muestran que será un fantástico lugar de navegación. El área de regatas y desarrollo del puerto deportivo en Barcelona ofrecerá excelentes instalaciones en tierra para los equipos que compiten, junto con un gran evento para los fanáticos del trofeo internacional más antiguo para disfrutar de este icónico evento deportivo», añadió.

GENERALITAT Y AYUNTAMIENTO EXPRESAN SU FELICIDAD

La confirmación de que Barcelona será sede de este evento en 2024 se escenificó este martes en un acto oficial en la ciudad en el que estuvieron el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, el conseller de Empresa y Trabajo de la Generalitat, Roger Torrent; el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni; el presidente del Puerto de Barcelona, Damià Calvet; la presidenta de Barcelona Global, Aurora Catà, y el CEO de Emirates Team New Zeland (ETNZ), Grant Dalton.

Aragonès cree que la celebración de la Copa América de Vela en Barcelona es una «excelente oportunidad para proyectar Catalunya en todo el mundo» y para generar actividad económica, por lo que augura que tendrá un impacto muy positivo, que ha cifrado en 1.000 millones de euros, mientras que Torrent prevé el coste total del evento en 70 millones de euros, «entre aportaciones públicas, privadas y público-privadas».

«Del mismo modo que los Juegos Olímpicos de 1992 fueron los mejores juegos de la historia, ahora lo tenemos que hacer con la mejor Copa América de la historia», aseguró Aragonès, que destacó la coordinación del conjunto de instituciones, tanto públicas, privadas como sociales para impulsar la candidatura y lograr albergar la competición.

«Cuando nos alineamos y ponemos en valor los activos del país las cosas funcionan y funcionan muy bien. Es un momento para un llamamiento a la autoestima colectiva. Este país puede hacer las cosas bien, sabe hacerlas bien, las está haciendo bien y lo haremos todavía mejor con la ayuda de todos», subrayó.

Colau agradeció a la Generalitat, al Puerto de Barcelona y a Barcelona Global la coordinación, que cree que da un «mensaje de unidad entre administraciones para demostrar que la ciudad está preparada» para acoger la competición y que sea la mejor de su historia reciente, defendiendo que Barcelona «se volcará e implicará en sentido amplio» y que se facilitará con todos los servicios de la ciudad la celebración de este evento para que sea un éxito.

«Nos volcaremos como ciudad. Estoy convencida de que la ciudadanía se volcará para hacer que no sea una edición cualquiera, sino que sea la mejor edición posible. Barcelona tiene muchas ganas de demostrar que es la mejor ciudad posible para acoger la mejor edición posible», reiteró la alcaldesa, cuyo Ayuntamiento aportará diez millones, cinco por año.

Por su parte, Grant Dalton remarcó que una de las razones por las que han escogido a Barcelona como sede del evento es por «la amistad, la calidez y el compromiso» que han percibido, y reafirmó su voluntad de que con este evento la capital catalana sea reconocida internacionalmente en este deporte.

Finalmente, Calvet indicó que el Puerto de Barcelona ha planificado las diferentes ubicaciones del evento, que la competición se hará en mar abierto en una milla de largo, y que quien «quiera disfrutar de la regata lo podrá hacer desde todo el litoral de Barcelona».