España busca imponer su favoritismo en la Copa Davis ante Rumanía bajo el ‘efecto Alcaraz’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El equipo español de Copa Davis tratará de hacer valer su favoritismo y sellar sin excesivos apuros su billete para las Finales de la competición ante una Rumanía que buscará plantar batalla en la tierra batida del Club de Tenis Puente Romano de Marbella (Málaga), donde casi todas las miradas estarán puestas en el joven Carlos Alcaraz.

Por primera vez bajo el nuevo formato, España tendrá que buscar su clasificación en estos ‘Clasificatorios’ que le emparejaron con un rival teóricamente asequible y con la ventaja además de ser anfitrión. Tras clasificarse directamente para las Finales en 2019 y 2020, el combinado nacional vuelve a jugar una eliminatoria como local con todos los condicionantes a favor y en una superficie en la que no pierde desde 1999 ante Brasil.

Desde entonces, los tenistas españoles han ganado como locales un total de 26 eliminatorias de forma consecutiva, sin contar las dos fases finales que ha acogido Madrid, donde no tuvo elección de pista y donde fue imbatible en 2019 y donde cayó, ante Rusia, en 2020. Hace dos años, el liderazgo de Rafa Nadal fue vital, mientras que hace unos meses las bajas fueron un obstáculo que no pudieron superar los de Sergi Bruguera.

El doble ganador de Roland Garros sigue al frente de un equipo que, pese a la baja de Nadal, acude con lo mejor que le queda. Por ranking, Roberto Bautista y Pablo Carreño, que ya formaron un buen dúo en la Copa ATP de principios de año, deberían ser el número uno y dos, pero ambos parecen ser ‘devorados’ también por el ‘efecto Alcaraz’.

El tenista murciano, de 18 años, ya era la gran atracción hace unos meses en las Finales, pero entonces el coronavirus le apartó a última hora de debutar en la Copa Davis. Ahora, la expectación por verle ha crecido aún más después de ganar hace unas semanas en Río de Janeiro (Brasil) y ascender al ‘Top 20’ del ranking mundial.

Ese buen estado de forma le permitirá jugar uno de los dos individuales que abrirán este viernes la eliminatoria. Alcaraz deberá templar la espera porque la responsabilidad será para el fiable Roberto Bautista, que se estrenará en arcilla roja tras brillar en la primera parte de la campaña en pista dura con título en Doha. Su rival será Gabi Adrian Boitan, de 22 años y 721 del mundo, pero con poco que perder.

Posteriormente será el turno del pupilo de Juan Carlos Ferrero, que bien le habrá podido transmitir lo que supone jugar esta competición donde las cosas se igualan y los nervios pueden jugar malas pasadas. Alcaraz se verá las caras con un jugador más veterano como Marius Copil. El rumano, de 31 años y que es el 261 del mundo, tiene en sus piernas 35 partidos de Copa Davis, entre ellos el que disputó contra Feliciano López en el cruce de 2016 en Cluj-Napoca y el que cayó en cinco sets.

Si el castellonense y el murciano cumplen con los pronósticos, España tendrá la oportunidad de cerrar el pasaporte a las Finales en el partido de dobles del sábado, día donde también se llevará a cabo el emotivo homenaje al fallecido Manolo Santanta.

De momento, Bruguera, que perdió ahí por lesión a un experto en esta modalidad como Marcel Granollers, apostó de inicio por otros dos debutantes como Pedro Martínez, sustituto del catalán, y Alejandro Davidovich, que formaron ya pareja en la Copa ATP para medirse a Horia Tecau, 17 del mundo en dobles, y Nicolae Frunza. En caso de alargarse la eliminatoria ese mismo día con los dos individuales restantes.