Alex Pella y Romain Pilliard se estancan en la Patagonia y pierden su ventaja sobre el récord

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La embarcación oceánica trimarán ‘Use It Again!’, del equipo formado por el navegante español Alex Pella y el francés Romain Pilliard, se encuentra atrapada en la Patagonia chilena por las adversas condiciones meteorológicas, una circunstancia que ha hecho que pierda la ventaja que atesoraba respecto al récord anterior de la vuelta al mundo a vela hacia el Oeste.

La pareja hispano-francesa superó el Cabo de Hornos con más de 500 millas sobre la plusmarca anterior, pero una fuerte borrasca le obligó a buscar refugio natural en la Bahía de Cook, en la entrada del canal Beagle por el Pacífico. Esta circunstancia les ha hecho perder la ventaja que llevaban sobre el récord vigente.

«Estamos al resguardo para protegernos sobre todo del mar, del fuerte viento y también de la meteorología adversa que tenemos por delante. Vamos a aprovechar para hacer una serie de reparaciones y así dejar pasar lo más fuerte del temporal que está azotando la zona. Tenemos un arpeo a bordo para fondear, pero no es un buen fondeo y el barco tampoco está preparado para ello, lo llevamos únicamente por seguridad», explicó Pella.

En este sentido, aseguró que las condiciones para salir «no son nada favorables». «No sabemos cuánto puede durar, porque la previsión es realmente mala. No vemos nada clara una ventana de salida. Sabíamos que este sería un paso difícil, y aunque hemos superado una parte aún nos queda un salto de unas 300 millas hacia el norte, pero ahora mismo no se pueden hacer. Con las condiciones que hay, nos pondríamos en peligro a nosotros mismos, al barco y al proyecto. No merece la pena arriesgar con esto. Conocemos nuestros límites y los del barco, lo tenemos que respetar», prosiguió.

Pella también explicó que han ofrecido un informe de situación a la armada chilena por correo electrónico. «Deberíamos haber hecho la entrada en Puerto Williams, pero si la hacemos y sube alguien a bordo del trimarán, se nos fastidia el récord. Estamos en una situación en la que tampoco podemos abusar mucho de nuestro tiempo aquí. Aunque de momento no hemos fondeado, es algo que nos estamos planteando, porque tenemos muchos días por delante y la meteorología no acompaña», señaló.

«El sitio es espectacular: canales, islas, fiordos, montañas nevadas… También hay bastantes animales, hemos visto morsas y dos ballenas que han pasado a unos 50 metros del barco. No hay nadie, es un lugar deshabitado y como Chile tiene unas restricciones muy fuertes por la pandemia, estamos absolutamente solos en el mundo. Es una sensación espectacular, una auténtica maravilla. Evidentemente, perdemos muchas millas de ventaja, pero somos muy conscientes de que si superamos esta etapa del paso de Sudamérica, luego tenemos grandes posibilidades de batir el récord», manifestó.

El récord anterior de la vuelta al mundo a vela hacia el Oeste fue establecido en 2004 en 122 días, 14 horas y 3 minutos por el navegante francés Jean Luc Van Den Heede a bordo del ‘Adrien’, un monocasco de aluminio de 26 metros de eslora.