Peng Shuai insiste que todo fue «un gran malentendido» y que «nunca» dijo que fuese agredida sexualmente

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La tenista china Peng Shuai sigue insistiendo en que todo lo sucedido a raíz de una publicación suya el pasado mes de noviembre fue «un gran malentendido» y que «nunca» desapareció ni «nunca» llegó a decir que fue agredida sexualmente por un antiguo alto cargo del país.

La veterana jugadora desapareció de la vida pública el pasado mes de noviembre después de confesar en la red social Weibo que sufrió abusos sexuales contra el exviceprimer ministro chino Zhang Gaoli. Desde entonces, se la ha visto varias veces, incluido en una entrevista televisiva, pero sigue habiendo incertidumbre respecto a lo que pasó a y a su situación, pese a que ella misma aclaró que su publicación había sido un malentendido y que seguía en Pekín sin ningún tipo de problema o presión.

«¿Qué pasó? Ya respondí esta pregunta durante una entrevista en Shanghai, así como en un ‘email’ dirigido a la WTA y en otros muchos otros correos electrónicos. Esta publicación ha dado lugar a un gran malentendido en el mundo exterior y espero que su significado ya no se distorsione ni que añadamos más publicidad a esto…», replicó Shuai en una entrevista con el diario ‘L’Equipe’ publicada este lunes.

La jugadora recalcó que «nunca» dijo que alguien la agrediera «sexualmente» y que «nunca» desapareció. «Todo el mundo podía verme. Es sólo que mucha gente, como mis amigos o la gente del COI, me enviaron mensajes y fue bastante imposible responder a tantos, pero con mis amigos cercanos siempre me mantuve en estrecho contacto y también estuve en contacto con la WTA», remarcó.

«Pero, a finales de año, se cambió el sistema de comunicación de su sitio web y muchos jugadores tuvieron dificultades. Siempre nos mantuvimos en contacto y por eso no sé por qué se difundió la información de que había desaparecido», añadió la tenista china.

Esta dejó claro la razón por la que desapareciese su publicación en la red social Weibo. «La borré», aseveró. «¿Por qué? Porque era lo que quería hacer», zanjó Shuai, que advirtió que sus «problemas sentimentales» y su «vida privada» no deben estar «envueltos en deportes y política».

Shuai aseguró que «antes» de ver el comunicado sobre su situación en el web oficial del circuito «sólo» había recibido un correo electrónico del «departamento de ayuda psicológica» del organismo. «Nadie se comunicó conmigo y cuando me enteré de la declaración de la WTA, recibí un segundo ‘email’ que nuevamente provenía del departamento de ayuda psicológica, así como un SMS», subrayó.

«Era muy inusual para mí, ¿por qué iba a necesitar asistencia psicológica o ese tipo de cosas? No sabía cómo debía entenderlo… Pero si los psicólogos de la WTA no pudieron localizarme y pensaron que había desaparecido, creo que es un poco exagerado. Entonces, después de leer esta declaración, le respondí al presidente de la WTA, Steve Simon. Se enviaron varias copias y estos correos los escribí yo misma, y esa misma noche, también lo envié por WeChat a mis compañeros de la asociación de jugadores para confirmar personalmente que era la autora de los mensajes enviados desde mi correo electrónico de trabajo», detalló.

Shuai dio las gracias a todas las personas que se «preocuparon» por ella. «Pero no pensé que habría tanta preocupación y me gustaría saber: ¿por qué tanta preocupación?», recalcó, afirmando que es «una chica y una tenista completamente normal» y que tampoco tenía ningún impedimento para salir de China. «Antes, si viajaba al extranjero, era para competir o para tratarme la rodilla», explicó.

El pasado sábado, aprovechando la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín, pudo tener la cena programa con el presidente del COI, Thomas Bach, donde pudieron «conversar mucho e intercambiar opiniones gratamente», aunque todo giró a sus planes de futuro a nivel deportivo.