ÚLTIMA HORA

El Villarreal abre la lucha Champions ante el Betis

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Villarreal tumbó (0-2) al Real Betis este domingo en la jornada 23 de LaLiga Santander en una gran actuación para apretar una zona europea y de ‘Champions’ en la que falló la Real Sociedad, con un empate sin goles ante el Valencia.

El ‘submarino’ mostró de nuevo su mejoría con respecto a la primera vuelta para seguir escalando en búsqueda de sus objetivos ligueros. La cuarta plaza, y ya la tercera que mantiene el Betis pero sin colchón, están muy abiertas con muchos puntos por delante.

El equipo de Unai Emery quiso ser protagonista en el Benito Villamarín y lo logró de inicio, aunque el Betis fue poco a poco disputando el balón. Con todo, los visitantes tuvieron bien atados el fútbol rival, que venía de avanzar a semifinales de la Copa del Rey en otra demostración de alto nivel esta campaña.

Así, sin ocasiones claras, la estrategia marcó la diferencia y en un saque de esquina Pau Torres remató solo el 0-1. La lesión de Gerard Moreno se hizo notar en los amarillos, pero con una presión alta incomodaron al Betis. Sufrieron los locales hasta que se calentó el Villamarín con un posible penalti de Aurier no pitado.

La mano dentro del área, tras un disparo de Borja Iglesias, no parecía ser de pena máxima, pero la revisión en el VAR tuvo su suspense. La reacción se quedó en nada, con la buena gestión defensiva de los de Emery y con el zapatazo de Capoue que supuso el 0-2. El Betis se queda con 40 puntos y el Villarreal con 35.

En sesión matinal, la Real se tuvo que conformar con un punto en esa lucha por la cuarta plaza, ante un Valencia que sigue sin darle su juego para tener fe en algo importante. En Mestalla los protagonistas fueron Mamardashvili y Remiro, porteros ‘che’ y ‘txuri-urdin’, en un duelo intenso y peleado hasta la última jugada, la que dejó la nariz rota de Hugo Guillamón.

Los de Bordalás llegaban eso sí con el billete de semifinales de Copa, no como los de Imanol Alguacil, pero lo primero era cortar la sangría de goles encajados. Los vascos, que les cuesta un mundo marcar, probaron al meta local con Portu y Oyarzabal, mientras el Valencia esperaba su momento. Maxi y Bryan Gil fueron quienes toparon con Remiro en el paso adelante ‘che’.

David Silva se llevó la ovación de Mestalla en su regreso pero no evitó la cuarta salida seguida de la Real sin conocer la victoria. Los vascos caen a la séptima plaza con 35 puntos, a tres de un cuarto puesto que, como el tercero, cada vez está más caro. En el Valencia, Guedes fue el revulsivo, pero los de Bordalás siguen con su cuentagotas de puntos, dos de los últimos 15.