El tenista Novak Djokovic pierde su última apelación y será deportado de Australia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Tribunal Federal de Australia ha rechazado este domingo el recurso final presentado por el tenista serbio Novak Djokovic para quedarse en el país, por lo que será finalmente deportado y no jugará el Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’ de la temporada.

Los jueces federales rechazaron su apelación después de que el Gobierno cancelara inicialmente su visado por motivos sanitarios. El Gobierno australiano argumentó que la llegada del tenista serbio, de 34 años, y que no está vacunado contra el coronavirus, representaba una amenaza para la salud pública.

El veredicto, emitido por el magistrado jefe del tribunal, James Allsop, ha tenido lugar tras una decisión unánime de los tres jueces de la corte. Djokovic, nueve veces campeón del Abierto de Australia, se quedará sin defender su título en el torneo que comienza este lunes, e incluso se le podría prohibir su entrada en el país durante los próximos tres años.

La polémica arrancó la semana pasada, cuando las autoridades impidieron la entrada del tenista al país por no cumplir con los requisitos de entrada en el país en relación a sus estrictas medidas contra el coronavirus, que incluyen estar vacunado.

El tenista serbio ha conocido el veredicto tras pasar esta última noche en el Park Hotel de Melbourne, también empleado como centro de detención de inmigrantes, y ahora será reemplazado por el tenista Salvatore Caruso en el partido que debía enfrentarle mañana contra su compatriota Miomir Kecmanovic.

EL GOBIERNO APLAUDE EL FALLO

El ministro de Inmigración, Alex Hawke, responsable de la cancelación del visado del tenista, ha acogido con satisfacción la decisión del Tribunal Federal como un ejemplo consistente con la contundente política fronteriza del país frente a la pandemia.

«Acojo con beneplácito la decisión unánime de hoy del Tribunal Federal de Australia, que confirma mi decisión de ejercer mi poder bajo la Ley de Migración para cancelar el visado del señor Novak Djokovic en interés público», ha manifestado el ministro.

«Las sólidas políticas de protección fronteriza de Australia nos han mantenido a salvo durante la pandemia, lo que se ha traducido en una de las tasas de mortalidad más bajas, las recuperaciones económicas más sólidas y las tasas de vacunación más altas del mundo», ha hecho saber.

«Estas políticas son fundamentales para salvaguardar la cohesión social de Australia, que continúa fortaleciéndose a pesar de la pandemia», ha concluido.

DJOKOVIC SE DECLARA DECEPCIONADO PERO RESPETA LA DECISIÓN

En un comunicado emitido tras el veredicto, Djokovic se ha declarado «extremadamente decepcionado con el fallo del Tribunal» pero ha aceptado la decisión de la corte.

«Respeto el fallo de la Corte y cooperaré con las autoridades pertinentes en relación con mi salida del país», ha hecho saber en la nota, recogida por el ‘Sydney Morning Herald’.

El tenista ha lamentado que «el enfoque de las últimas semanas haya estado» en su persona. «Espero que ahora todos podamos concentrarnos en el juego y el torneo que amo. Me gustaría desear a los jugadores, oficiales del torneo, personal, voluntarios y aficionados todo lo mejor para el torneo», ha añadido.

«Finalmente, me gustaría agradecer a mi familia, amigos, equipo, simpatizantes, fanáticos y mis compatriotas serbios por su continuo apoyo. Todos vosotros habéis sido una gran fuente de fortaleza para mí», ha remachado.