ÚLTIMA HORA

Verstappen: «Tenía mala pinta, pero a veces los milagros ocurren»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El piloto neerlandés Max Verstappen (Red Bull), que este domingo se ha proclamado campeón del mundo de Fórmula 1 después de adelantar al británico Lewis Hamilton (Mercedes) en la última vuelta para vencer en el Gran Premio de Abu Dabi, ha reconocido que ha tenido «un poco de suerte» y que a veces «los milagros ocurren».

«Ha sido increíble. Toda la carrera he luchado para ser campeón, y tener la oportunidad de conseguirlo en la última vuelta ha sido de locos. Tengo un tirón en la pierna de la presión. Quiero dar las gracias al equipo y a los compañeros de Honda, ¡los quiero tanto!», señaló tras la carrera.

Además, reconoció que ha tenido «un poco de suerte» con la aparición del coche de seguridad a pocas vueltas para el final, lo que le permitió adelantar al heptacampeón del mundo. «Obviamente, estaba nervioso en un día como hoy. Sabía que iba a determinar si acababa primero o segundo en el campeonato. He intentado seguir empujando y seguir creyendo aunque tenía mala pinta, pero a veces los milagros ocurren», subrayó.

«Es de locos. Mi objetivo era convertirme en campeón de la Fórmula 1; cuando llegas, esperas subir al podio y ganar carreras, pero cuando escuchas tu himno y te dicen que eres campeón del mundo, es increíble, especialmente para mi padre. Piensas en todos los años que hemos pasado juntos para lograr el objetivo, y hoy estamos aquí juntos, lográndolo en la última vuelta», manifestó.

Por otra parte, el holandés tuvo un especial mensaje de agradecimiento a su compañero de equipo, el mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez, que se encargó de frenar a Hamilton tras la primera parada de los dos contendientes por el Mundial. «Ha conducido a fondo, ha hecho un grandísimo trabajo de equipo y es un gran compañero», explicó.

«Mi equipo sabe que le quiero y espero hacer esto durante 10 o 15 años juntos, no hay razón para cambiar. Quiero quedarme con ellos el resto de mi vida. Espero que me dejen. ¡Estoy tan contento! Christian -Horner- y Helmut -Marko- han confiado en mí desde 2016. Nuestro objetivo era ganar el Mundial y lo hemos hecho», continuó.

Por último, Verstappen alabó a su rival por el título. «Lewis es un increíble piloto, un gran competidor, nos lo ha puesto muy difícil. A todo el mundo le ha gustado cómo hemos luchado los dos equipos, es parte del deporte y de la emoción. Podía haber caído de cualquier lado. El año que viene lo intentaremos de nuevo», concluyó.