ÚLTIMA HORA

Jordan Bone jugará en Zaragoza hasta final de temporada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El jugador estadounidense Jordan Bone, de 24 años y 1,90 metros, jugará lo que resta de temporada en el Casademont Zaragoza para reforzar el juego exterior del equipo entrenado por Jaume Ponsarnau, que se hace con un base con experiencia NBA.

«El conjunto aragonés y el jugador han alcanzado un acuerdo por el que el estadounidense defenderá la elástica rojilla hasta final de temporada», anunció el Casademont Zaragoza en un comunicado.

Jordan Bone llega procedente del Besiktas turco, con el que había disputado en esta temporada 11 partidos entre la liga turca –11,7 puntos, 3,6 rebotes y 3,6 asistencias de promedio– y ‘Basketball Champions League’ –17 puntos, 2,7 rebotes y 4 asistencias de media–.

Formado en The Ensworth School de Nashville, fue reclutado por la Universidad de Tennessee, lugar en el que comenzó a jugar en la campaña 2016-2017. Tras su tercer año en la NCAA, Bone decidió inscribirse en el Draft 2019 de la NBA, saltándose su cuarto año de elegibilidad en la universidad.

El base fue seleccionado el 57º por los New Orleans Pelicans aunque fue movido a Detroit Pistons en un traspaso. Con los Pistons promedió 12,3 puntos, 3,3 rebotes y 2,3 asistencias en la Summer League de Las Vegas, llegando a disputar 10 partidos con la franquicia en la NBA durante la temporada 2019.

En la temporada 2020-2021, Bone vistió los colores de los Orlando Magic en 14 partidos de temporada regular NBA. De ahí saltó a los Indiana Pacers para disputar la última NBA Summer League en Las Vegas este mismo año, firmando posteriormente con el Besiktas turco para la campaña 2021-2022.

«Jordan Bone es un jugador que nos puede ayudar a dar un registro diferente a nuestro juego, sobre todo porque tiene capacidad de sacar ventajas al ser muy rápido y muy explosivo. Puede ayudarnos en dos posiciones, de 1 y de 2, con capacidad de generar y anotar, gracias a su capacidad de finalizar con sus tiros, especialmente con sus tiros desde bote», destacó el entrenador del Zaragoza, Jaume Ponsarnau.

En este sentido, añadió que es buen defensor y que sale de una Universidad muy buena en ese aspecto. «Su adaptación a nuestro baloncesto pasará porque dé un paso defensivo, ya que tiene las condiciones para hacerlo. Con él queremos ser un equipo que tenga más posibilidades de sacar más ventajas en el juego y que nos ayude a jugar mejor», manifestó.