Hamilton manda en los libres con todo en el aire en Yeda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) terminó como el más rápido en los entrenamientos libres de este viernes del Gran Premio de Arabia Saudí, un trazado novedoso para la penúltima cita del Mundial que parece gustar a los pilotos, con diferencias mínimas.
`
Aunque solo sea el viernes, Hamilton sigue delante del líder del Mundial Max Verstappen (Red Bull), como viene haciendo los últimos dos fines de semana, en Brasil y Catar. Así, el siete veces campeón está alargando la emoción por el título, aunque el neerlandés aún tiene una renta de ocho puntos en la general.

El británico fue el mejor en Yeda, en un circuito muy rápido, con poca curva y unos muros que intimidan. Los segundos libres de hecho terminaron con susto, un accidente de Charles Leclerc (Ferrari) que al menos fue contra unas barreras de seguridad. El monegasco salió por su propio pie de su destrozado monoplaza y ahí terminó el viernes aunque quedaban unos minutos de sesión.

Hamilton dejó un crono de 1:29.018, algo mejor que la primera tanda, para repetir dominio por delante de su compañero Valtteri Bottas. Verstappen fue tercero, segundo en los FP1, pero a menos de una décima. Todo está bastante ajustado tras el aterrizaje de la F1 en Arabia Saudí, mientras los pilotos encuentran confianza.

El tráfico, con coches que aparecían de la nada, fue hándicap durante muchos minutos de una segunda tanda de libres que tardó en mejorar la primera. De momento, Hamilton, ganador de las últimas dos carreras, parece tener algo más que un Verstappen con la sartén por el mango ya que puede ser campeón si le saca 18 puntos al inglés.

Mientras, al Ferrari de Carlos Sainz le costó mejorar tiempos y perdió una posición con respecto a la tanda inaugural, séptimo. El madrileño fue testigo de otra gran jornada para Alpine, con un Fernando Alonso motivado tras su tercer puesto en Catar y que terminó el día quinto, seguido por su compañero Esteban Ocon.