Real Sociedad, Levante y Villarreal consideran la sanción «absolutamente desproporcionada»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La Real Sociedad, el Levante y el Villarreal consideran que la sanción impuesta por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) -por incumplimiento en la uniformidad- es «absolutamente desproporcionada» después de haber sido sancionados con tres puntos por no lucir el parche federativo en su camisetas.

Los tres clubes de la Primera Iberdrola emitieron un comunicado conjunto en el que declaran su «mayúscula sorpresa» ante la decisión del Juez Único de Competición de aplicar una sanción «absolutamente desproporcionada en relación con la supuesta infracción previamente descrita».

«Las graves consecuencias disciplinarias adoptadas afectan al ámbito deportivo y al institucional; de esta manera se pretende coaccionar a los clubes cuyo comportamiento únicamente tiene que ver con la defensa de sus legítimos derechos», se defienden Real, Levante y Villarreal.

«La RFEF no ha aceptado todavía la calificación de competición profesional de la liga de fútbol femenina por acuerdo de la Comisión Directiva del CSD el pasado 15 de junio y continúa comportándose como si esta decisión no se hubiera producido y la competición fuera no profesional», matizan.

Además, los tres clubes confirman que «lucirán el logo de la RFEF contra su voluntad desde esta misma jornada y lo harán para no empeorar la situación en consideración a la persecución a la que consideran que están siendo sometidos».

«Los equipos que militan en ligas profesionales son propietarios de los derechos publicitarios de sus equipaciones y titulares de los ingresos que la promoción de la Liga genere a través de los parches en las camisetas; la RFEF pretende que los equipos luzcamos su logo y el de su patrocinador principal de manera obligatoria y gratuita lo cual carece de soporte legal», explican.

«La sanción que pretende aplicar la RFEF afecta a la integridad de la competición y no tiene sustento legal, ya que el reglamento de la RFEF solo obliga a poner parche RFEF en competiciones no profesionales. Los tres clubes destinarán sus mayores esfuerzos para defender sus intereses en los diferentes órganos judiciales y administrativos», indican.

Además, vascos, valencianos y castellonenses recuerdan que «el Consejo Superior de Deportes, en su labor de mediación entre la RFEF y las ligas profesionales, ya ha tenido que intervenir a lo largo de la presente temporada para modificar circulares emitidas por la RFEF en relación con la liga de fútbol profesional femenina», motivo por el que los tres clubes solicitarán su amparo.

«Todo ello en busca de un fútbol femenino profesional libre de conflictos institucionales donde las únicas partes afectadas son los aficionados, las jugadoras y los clubes que apuestan por construir este deporte cada día», finaliza el comunicado.