Una crono con ascensión en Verona será el ‘Grande Arrivo’ del Giro 2022

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Giro de Italia 2022 terminará en la ciudad de Verona con una contrarreloj individual con una ascensión de cuarta categoría que podría hacer cambiar la general individual y ser el juez final de la ‘corsa rosa’.

Tras desvelar el inicio en Budapest, las etapas de esprint, las ‘movidas’ y las de alta montaña, el Giro ha presentado este jueves su gran final; una crono de 17,1 kilómetros con un puerto en su ecuador y meta ante la Arena de Verona.

Los corredores se medirán en esta última etapa a un recorrido por las calles de Verona que incluye una subida al 5 por ciento de pendiente media y «escalones» con grandes rampas, que dará paso a 4 kilómetros de descenso para afrontar unos últimos 3.000 metros por la ciudad, hasta la llegada en la Piazza Bra y la Arena.

Será la quinta vez que el Giro termine en Verona, tras las anteriores ediciones de 1981, 1984, 2010 y 2019, todas con contrarrelojes individuales que coronaron los éxitos de Battaglin, Moser, Basso y Carapaz.

El recorrido de la 105ª edición del Giro de Italia se completa con 7 etapas para velocistas, 6 de media montaña, 6 de alta montaña y 2 contrarreloj individual, con un total de 3.410,3 kilómetros y casi 51.000 metros de desnivel acumulado.