Ross Brawn cree que el Gran Premio de México demuestra «por qué» quieren cambiar el reglamento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El director deportivo de la Fórmula 1, Ross Brawn, cree que lo sucedido en el Gran Premio de México del pasado domingo es una nueva demostración de «por qué» el Mundial ha apostado por un nuevo reglamento técnico que pueda favorecer los adelantamientos.

«Sé que he dicho esto antes en esta columna, pero esta carrera fue otro ejemplo de por qué necesitamos las nuevas reglas técnicas que llegarán la próxima temporada, ya que se demostró lo difícil que es para los monoplazas acercarse lo suficiente como para lanzar un adelantamiento», indicó Brawn en su espacio en la web del campeonato (formula1.com).

Para el británico, en el Autódromo Hermanos Rodríguez, el Mercedes de Lewis Hamilton, «lo más cerca», que se pudo situar tras el Red Bull de Max Verstappen fue dentro del margen «de uno y dos segundos». «Y es por esto por lo que quereamos cambiar los reglamentos, queremos coches que puedan competir más cerca», afirmó.

Brawn recalcó que la salida del neerlandés «fue fundamental para dar forma a la carrera». «A partir de ahí, la diferencia de rendimiento que pensamos que existía entre Red Bull y Mercedes volvió a ser real», subrayó, apuntando que fue una «anomalía» que la escudería alemana dominase la calificación. «Una vez que entramos en carrera y Red Bull tenía la pista despejada con Max, estaba claro que tenían una ventaja de rendimiento útil», advirtió.

«Max no se equivocó. Fue una actuación impresionante. Y aunque ‘Checo’ (Pérez) se llevó el reconocimiento de ‘Piloto del Día’, para mí tendría que ser Max por su control en la primera curva, cómo manejó perfectamente el reinicio con el coche de seguridad y cómo luego no dejó que nadie se le acercara», añadió el directivo.

En este sentido, Brawn recuerda como Michael Schumacher «solía pasar mucho tiempo caminando por una pista el jueves antes de un fin de semana de carreras». «Miraba las curvas y verificaba las rutas de escape si las cosas iban mal. Entonces sabía si puedes escapar con seguridad de un movimiento audaz y estar más seguro de hacer ese movimiento. Max acertó muy bien en la primera curva en México y tuvo la confianza para llevarla a cabo», remarcó.

«Quedan cuatro carreras y cualquier cosa puede pasar, por lo que esta pelea por el campeonato aún está lejos de terminar. Escuché a alguien decir que ambos merecen ganar el título, y de alguna manera es así», sentenció el británico.