Teresa Perales recibe este viernes el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La nadadora Teresa Perales, ganadora de 27 medallas en Juegos Paralímpicos, vivirá este viernes uno de los mejores momentos de su carrera, sino el mejor, cuando reciba en Oviedo el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2021.

La aragonesa, de 45 años, se convirtió el pasado mes de junio en la primera deportista con discapacidad en hacerse con este reconocimiento. El jurado decidió apostar por esta candidatura propuesta por Gloria Fernández-Lomana, miembro del jurado del Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2021.

«Por encima de todo, me lo dan a mí por personificarlo en alguien, pero lo recibo con todo el amor del mundo compartido con todo el deporte paralímpico y los deportistas con discapacidad, pero también con las mamás, las mamás deportistas y las deportistas femeninas, que nos cuesta encontrar un ‘huequecito’ en los medios y esto da un empujón muy importante», remarcó en una entrevista a Europa Press tras conocer que era la ganadora.

Perales finalmente podrá estar en el Teatro Campoamor de Oviedo para recoger esta distinción después de dar el susto en los días finales de los pasados Juegos de Tokio, donde sufrió un problema de salud, del que todavía no tiene diagnóstico y que le hizo estar más de 20 días ingresada, los primeros en la capital japonesa. Además, será una de las que se dirija al auditorio en uno de los discursos de los premiados.

«De lo que pasó en Tokio me encuentro muchísimo mejor. Todavía sigo sin diagnóstico clínico. Un médico me dijo que pude ser como cuando te duele la cabeza, te hacen una resonancia magnética y sale todo perfecto porque es un problema funcional, no orgánico, y que en mi caso a lo mejor es lo mismo. Estoy muy feliz de estar ya bien», valoró Perales el pasado martes ante la prensa en Oviedo.

Este premio será uno más para su enorme palmarés, donde junto a sus 27 medallas paralímpicas, la última precisamente en Tokyo 2020, una plata en los 50 metros espalda S5 pese a estar lesionada de un hombro, también hay otros reconocimientos como la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo.

Convertida en un ejemplo de superación para millones de personas con discapacidad en todo el mundo y en un icono del deporte paralímpico internacional, la zaragozana comenzó su trayectoria en la natación adaptada en 1997 y desde entonces no ha parado de ganar y de subir al podio.

Así, a sus 7 oros, 10 platas y 10 bronces en los seis Juegos en los que ha participado (Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012, Rio 2016 y Tokyo 2020), la nadadora con discapacidad física añade 43 medallas en Europeos (12 oros, 21 platas y 10 bronces) y 22 en Mundiales (4 oros, 10 platas y 8 bronces),

«Este premio no era tanto un objetivo como un sueño que se ha hecho realidad. Después de haber estado nominada en varias ocasiones, poder ser galardonada este año me hace muchísima ilusión. Este año además no sabía que mi candidatura estaba encima de la mesa y fue una absoluta sorpresa, una de las más bonitas de toda mi vida», agradeció la aragonesa.