Pogacar conquista el último ‘monumento’ del año en Lombardía

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El ciclista esloveno Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) ha conquistado este sábado la 115ª edición del Giro de Lombardía, último ‘monumento’ de la temporada y que ha cubierto 239 kilómetros entre Como y Bérgamo, después de imponerse al esprint al voluntarioso italiano Fausto Masnada (Deceuninck-Quick Step), mientras que el español Alejandro Valverde (Movistar) ha terminado quinto.

Con su 13ª victoria del año, Pogacar, de 23 años, se convierte en el cuarto ciclista de la historia en lograr la misma temporada los títulos del Tour de Francia y del Giro de Lombardía, una gesta que le confirma como el futuro del ciclismo mundial.

En busca de relevar al danés Jakob Fuglsang como ganador de la prueba, en los primeros kilómetros se formó un primer grupo fugado de ocho ciclistas -Bais, Novak, Garosio, Champion, Bakelants, Hamilton, Ghebreigzabhier y Orrico- al que con el paso de los kilómetros se unieron los belgas Tim Wellens (Lotto Soudal) y Victor Campenaerts (Qhubeka ASSOS).

Con cuatro minutos de ventaja sobre el pelotón, la fuga afrontó el perfil montañoso de la ‘clásica de las hojas muertas’ después de un largo tramo llano, con Roncola Alta como primer obstáculo. Por el camino quedaron hombres como el español Mikel Landa, mientras los escapados coronaban el Berbenno con tres minutos de renta.

A falta de algo más de 80 kilómetros para meta, Masnada, Sivakov, Tulett y Bennett saltaron en busca de dar caza a la cabeza de carrera, pero el pelotón, donde el vigente campeón del mundo Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) y el belga Remco Evenepoel (Deceuninck-Quick Step) se vigilaban mutuamente, impidió que se unieran a la aventura.

Por delante, la dureza del recorrido empezó a pasar factura y solo seis ciclistas se mantuvieron al frente, pero todo saltó por los aires cuando el italiano Vincenzo Nibali (Trek-Segafredo) decidió atacar con 35 kilómetros por delante.

El esloveno Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) respondió a la iniciativa y consiguió dejar atrás al transalpino, mientras uno de los grandes candidatos y campeón de La Vuelta, el también esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma), y Evenepoel sufrían en el pelotón.

Fue otro corredor del Deceuninck-Quick Step, el italiano Fausto Masnada, el único que salió tras el campeón del Tour de Francia, que gozaba de 40 segundos de ventaja. A falta de 16 kilómetros, Masnada logró enlazar con él, y el pelotón empezó a trabajar con ahínco para neutralizarles.

Sin embargo, la falta de entendimiento entre los perseguidores, entre los que se encontraban Alaphilippe, Valverde y Yates, permitió que los dos ciclistas se disputasen la victoria en la zona empedrada, que finalmente fue para el esloveno, que frustó la gesta de Masnada en su Bérgamo natal.

Mientras, el británico Adam Yates (INEOS Grenadiers) se impuso también al esprint en el grupo perseguidor para ser tercero ante Roglic y Valverde, que completaron el ‘Top 5’ de la carrera lombarda por delante de Alaphilippe.