Deschamps: «Es imposible privar a España del balón, está en su ADN»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El seleccionador de Francia, Didier Deschamps, reconoció que es «imposible» arrebatar la posesión del balón a España, su rival este domingo (20.45 horas) en la final de la Liga de Naciones, porque está «en su ADN», además de aceptar la vitola de favoritos al tener «más experiencia» que el joven equipo español.

«Es imposible privar a España del balón. Está en su ADN tener la mayoría de la posesión. Pueden presionar, pero no de cualquier manera. Son capaces de sacar el balón incluso bajo presión. También presionaron muy bien a Italia cuando perdió el balón», analizó Deschamps en la rueda de prensa previa al partido.

El seleccionador galo, muy contento por la reacción de sus jugadores en las semifinales, dijo que la mejor vitamina es «ganar». «La noche después de la semifinal había mucha alegría y felicidad, y eso hizo que al día siguiente hubiera un estado de ánimo más ligero. Eso da confianza a todo el mundo. No lo hicimos todo bien pero demostramos nuestra fortaleza mental», admitió.

En relación al equipo de Luis Enrique, el técnico francés comentó que «España ha mantenido la calidad de su juego» pese a los múltiples cambios de los últimos tiempos. «Nosotros tenemos más experiencia, pero eso no nos da garantías. Tendremos que tener todos los ingredientes adecuados para salir a por el título», sentenció Deschamps.

En otras cuestiones, el seleccionador ‘bleu’ lamentó el positivo de Adrien Rabiot por coronavirus. «Recibimos esta noticia cuando nos despertamos. El resultado de la PCR es accesible a las 8 horas. Evidentemente, esta es una mala noticia. En una situación de salud que va mejorando día a día, nos recuerda que el miedo sigue ahí. No es un momento agradable. Cuando llegamos a Milán, hicimos una prueba y todos dieron negativo», aseveró.

«Rabiot no estará, pero tengo otros jugadores convocados que pueden reemplazarlo», apuntó Deschamps, que no dará más trabajo a Paul Pogba, uno de los destacados en ‘semis’. «No aumentaré sus responsabilidades defensivas. Paul es un centrocampista completo, tiene la capacidad de marcar las diferencias ofensivamente pero es capaz de ser eficiente en la recuperación», manifestó.

Por último, el entrenador francés dijo que Griezmann es «desde la Eurocopa 2016, ultraeficiente e importante para el equipo de Francia» y sobre la posible polémica con Aymeric Laporte tras elegir a España, Deschamps dijo que «respeta» su decisión. «No, no he tenido la oportunidad de hablar con él pero me alegro por él. Estuvo con nosotros pero ahora está con España, no hay ninguna situación especial. Es su elección, lo respeto. Mañana, los caminos se cruzarán», finalizó.

LLORIS: «NO ES UN MUNDIAL, NI UNA EURO, PERO ES IMPORTANTE»

Por su parte, el portero Hugo Lloris comenzó su intervención lamentando el positivo por coronavirus de Adrien Rabiot, que se perderá la final de este domingo. «Estamos muy decepcionados por Adrien y ya lo estábamos antes por la lesión de Lucas Hernández», admitió el capitán del combinado ‘bleu’.

«Desde hace algún tiempo, siempre ha existido esta duda a medida que se acercan los partidos, con las pruebas», indicó. «El coronavirus sigue ahí, siempre presente, y debemos seguir protegiéndonos al máximo para poder vivir nuestra profesión al máximo», espetó.

Preguntado por cómo llegan a la final, Lloris admitió que «últimamente» han perdido «un poco la confianza». «Por eso buscábamos un partido clave. Realmente lo necesitábamos. Espero que nos permita abordar esta final con mejores intenciones. Lo necesitaremos», dijo haciendo referencia al trabajado triunfo ante Bélgica en semifinales.

«Aunque esta competición no sea un Mundial o una Eurocopa, es un trofeo que es importante. Lo hemos sentido desde el comienzo de la semana, como se puede ver en nuestra alegría tras la victoria ante los belgas», sentenció Lloris, que se considera un «privilegiado» por jugar con Karim Benzema y recordó que el caso que le apartó de Francia «ya es pasado».