Alonso: «Era una carrera lotería, pero este año nunca salen nuestros números cuando jugamos»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El piloto español Fernando Alonso (Alpine) ha asegurado que la carrera del Gran Premio de Turquía, en la que acabó decimosexto tras un toque con el francés Pierre Gasly (AlphaTauri) en la primera vuelta, era «una lotería», y ha recordado que este año «no sale ninguno» de sus «números», así que espera que haya «acumulación de suerte» para la próxima temporada.

«Hubiese estado bien cambiar el motor aquí, era lo que pensábamos cuando vimos la previsión del tiempo, pero si estás entre los cinco primeros, no lo cambias. Sabemos que era una carrera un poco lotería, y cuando jugamos a la lotería este año no nos sale ninguno de nuestros números, así que supongo que tenemos una acumulación de suerte espectacular para el año que viene», señaló en declaraciones a DAZN.

Sobre el incidente con Gasly, que le tocó en la primera curva y le echó de la pista, el asturiano aseguró que todavía no lo había visto. «No lo vi aun. Creo que le pusieron cinco segundos de penalización, no creo que haya escapatoria. Lo que hayan decidido, bien está. Son carreras en las que es una lotería», afirmó.

«Teníamos algún daño en el alerón delantero desde las primeras vueltas. Cuando estás en tráfico no se podía adelantar, sin DRS sabemos que es muy complicado, y ahí estábamos en un grupo en el que dañas los neumáticos. Cuando salimos delante tenemos la mala suerte de que nos toquen por detrás y luego estamos 58 vueltas sin que pase nada. Siempre que estamos atrás nunca hay una bandera amarilla ni nada. Fue una carrera un poco aburrida. Ojalá nos podamos clasificar tan adelante en las próximas carreras y tener otra oportunidad, porque la de hoy nos la quitaron», apuntó.

Por último, Alonso no eludió la responsabilidad en su toque con el alemán Mick Schumacher (Haas). «En las primeras vueltas íbamos todos en un grupo con poca visibilidad, me metí por el interior. Entiendo que no me haya visto, nos tocamos y me pusieron cinco segundos, entendible también. Intentaba recuperar e igual no era el sitio más adecuado para hacerlo, pero vi un hueco y pensé que podía meterme. Me pusieron una penalización merecida», concluyó.