Quique Sánchez Flores inicia su tercera etapa al frente del Getafe

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Getafe CF ha anunciado este miércoles el nombramiento como nuevo entrenador de Quique Sánchez Flores, que llega para ocupar la vacante dejada por Míchel González e inicia su tercera etapa al frente del club madrileño.

El nuevo técnico ‘azulón’ inició su carrera en los banquillos precisamente en el Getafe en la temporada 2004/05, cuando logró una cómoda permanencia antes de marcharse al Valencia. Su segunda etapa en el club ‘azulón’ comenzó en enero de 2015, pero apenas se prolongó durante siete partidos oficiales.

Sánchez Flores llevaba sin entrenar casi dos años, desde que cerró su segunda etapa en el Watford inglés, y ahora vuelve al fútbol español con la clara misión de conseguir la permanencia, ya que el Getafe es colista de Primera con un solo punto en ocho jornadas.

«Cada vez que he pasado por el Getafe he tenido la sensación de que formaba parte de una familia. La familia está en problemas en este momento y yo tengo muchas ganas de entrenar. Nos conocemos perfectamente, sabemos cómo trabaja el club y el club sabe cómo trabajamos nosotros. Lo que tenemos que hacer es hablar poco y trabajar mucho», apuntó Sánchez Flores en sus primeras palabras tras firmar el contrato.

El madrileño prefiere ver esto «como un paso más» en su trayectoria que como «un reto» y recalcó que el Getafe «es un club ordenado y que siempre tiene plantillas trabajadoras. Debemos tener mucha exigencia, mucho trabajo, dedicación, pasión y ambición», advirtió.

Sánchez Flores no quiso hablar de la etapa de Míchel, por el que tiene «un gran respeto» y con el que ha estado «en contacto». «Creo que era necesario porque tenemos amistad desde hace mucho tiempo. Nos deseamos suerte y estuvo cariñosísimo conmigo, los dos sabemos cómo funciona el fútbol», confesó.

Ahora, el nuevo técnico ‘azulón’ tiene claro que desea «generar la suficiente energía para que la gente se una» al proyecto y puedan «ir hacia delante». «La clave es que cada partido es una final, no hay otra. Quedan partidos, son finales, y en una final no se puede ser errático. Queda temporada, hay que ser optimistas, normalizar las cosas también y en el día de partido ir a ‘muerte'», subrayó.

Sánchez Flores salió en su segunda etapa de una forma un tanto abrupta y dentro de una «situación compleja», pero sigue guardando buena relación con Ángel Torres. «Es un presidente respetuoso con sus entrenadores, de los pocos que he conocido que respeta profundamente el trabajo de un entrenador», apuntó.

«Sé lo que le duele tomar decisiones, se ha tomado sus tiempos y todos lo hemos hecho. Una vez que lo ha decidido, hay poco que decir, es volver a una familia que me respeta, en el club reconocible y donde el trabajo de un entrenador se valora y además tengo la suerte de estar cerca de mi familia, que hoy en día me da mucho. A veces los clubes pierden la cabeza y la noción de lo más primordial, pero este es un club que cada vez crece más y cada vez que vengo veo que ha mejorado», agregó.

El entrenador tratará «construir un Getafe mejor» y en su primer contacto con algunos jugadores de plantilla noto «brillo en los ojos». «Y eso quiere decir que van a empujar», avisó. «Vamos a intentar entrenar lo máximo porque no hay tiempo de perder, vamos a tener cinco sesiones que nos van a dar una impresión importante de los chicos», explicó de cara al parón internacional.