Hamilton triunfa en la tormenta de Sochi y Sainz se sube al podio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) ha recuperado el liderato del Mundial de Fórmula 1 tras firmar una emocionante victoria este domingo en la carrera del Gran Premio de Rusia, decimoquinta cita del curso, donde la aparición de la lluvia frustró al hasta entonces líder Lando Norris (McLaren) y permitió al español Carlos Sainz (Ferrari), que llegó a liderar la prueba en el arranque, subirse al podio en tercera posición.

Con su quinto triunfo del año y el número 100 de su carrera en el ‘Gran Circo’, el heptacampeón del mundo vuelve a liderar el Mundial de Pilotos con dos puntos de ventaja sobre el hasta ahora líder, el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), que minimizó los daños al terminar segundo -a más de 52 segundos del ganador- después de salir último en parrilla por la sanción por el incidente con Hamilton en Monza.

El británico se aprovechó del error de estrategia de Norris para ponerse al frente de la carrera a falta de solo dos giros para el final; el de Mercedes entró en boxes para enfundarse los intermedios después de que la lluvia hiciese acto de presencia, y su compatriota, con más de 50 segundos de ventaja, decidió no cambiar neumáticos. Con el agua arreciando, comenzó a trompear y a perder su renta, y en la vuelta 51 se salió de pista y todo se acabó para él. Finalmente, terminó séptimo.

Mientras, Sainz se apuntó al podio -quinto de su carrera- en las vueltas finales, después de que todos los planes saltasen por los aires con la aparición de la tormenta sobre el Autódromo de Sochi. Alonso, que en el caos llegó a rodar tercero, fue finalmente sexto, la posición desde la que inició la cita.

Sin la amenaza de la lluvia, que el sábado obligó a cancelar los terceros entrenamientos libres, los semáforos se apagaron y Sainz consiguió ganarle la partida al ‘poleman’ Norris a pesar de salir desde la parte sucia de la parrilla. También Alonso subió una posición, a la quinta, mientras que el vigente campeón, Hamilton, pagó caro su mal arranque y cayó del cuarto al séptimo lugar.

Comenzó entonces para el madrileño la defensa del liderato de la prueba, haciéndose con una renta de segundo y medio sobre el británico y con George Russell (Williams), que mantuvo su tercera plaza, formando caravana y permitiendo que los dos primeros pudiesen distanciarse.

El bloqueo paraba el avance de Hamilton y beneficiaba a Verstappen, que arrancó desde el final de la parrilla por su sanción por el incidente de Monza y que tras 11 vueltas ya rodaba duodécimo. El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), también abocado a la parte trasera tras cambiar motor, no cumplió con la tarea encomendada de frenar a ‘Mad Max’ y se veía superado por él en el séptimo giro.

Mientras, el ‘graining’ empezó a pesar en los neumáticos de Sainz, que en la vuelta 13 vio cómo Norris le devolvía el adelantamiento para ser el nuevo líder de la cita. El español aprovechó el momento para quitarse la goma media en garajes y vestir el duro.

LA LLUVIA HACE ESTRAGOS EN EL TRAMO FINAL

El australiano Daniel Ricciardo, compañero de Norris en McLaren, se convirtió en su escudo frente a Hamilton, que ya rodaba tercero, pero una actuación magistral de Mercedes apagó sus intenciones; en el giro 22, los mecánicos de las ‘flechas plateadas’ salieron a boxes para simular la entrada del vigente campeón, y McLaren cayó en la trampa haciendo parar al oceánico para evitar al ‘undercut’. Hamilton no entró y se quitó del medio a su principal escollo para ir a por Norris.

En la vuelta 27 paró, esta vez, sí, Hamilton para ir hasta el final, y en el siguiente giro lo hizo el líder. Poco a poco, el heptacampeón del mundo iba recortando distancia. Sainz, mientras, había conseguido situarse tercero tras el baile de posiciones por las paradas, y logró aguantar en puestos de podio hasta la vuelta 48, cuando el mexicano Sergio Pérez (Red Bull) le adelantó.

En ese mismo giro, la lluvia, que había aparecido tímidamente en la 46, arreció y todo se volvió loco. Norris, que optó por no entrar a boxes para enfundarse los intermedios, vio cómo su amplia ventaja se esfumaba y Hamilton, que sí cambió las gomas, le dio caza en la antepenúltima vuelta, la 51, después de que el coche le trompease por enésima vez en una curva.

Las paradas y peligrosos trompos provocaron un auténtico caos y un baile de posiciones que puso momentáneamente a Alonso tercero, tras superar a Pérez, y que finalmente dejó a Sainz en el último de los puestos del podio, tras Verstappen.

El australiano Daniel Ricciardo (McLaren), el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), Alonso, Norris, el finlandés Kimi Raikkonen (Alfa Romeo), Pérez y el británico George Russell (Williams) completaron el ‘Top 10’.