Conceiçao: “Oporto y Atlético somos equipos diferentes con y sin balón”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El entrenador del Oporto, Sérgio Conceiçao, ha asegurado que su equipo y el Atlético de Madrid, al que se enfrentan este miércoles en el Wanda Metropolitano en el estreno de la Liga de Campeones, son “diferentes con y sin balón”, aunque ha recalcado que ambos están “curtidos” y liderados por “gente muy apasionada”.

“Ambos representamos clubes de gente muy apasionada, en los que su ADN tiene mucho que ver con nuestra personalidad. Tenemos nuestras diferencias. En cuanto a la dinámica de juego, somos dos equipos curtidos, pero este es un argumento fundamental para ganar partidos de fútbol hoy en día”, declaró en rueda de prensa.

Sin embargo, el técnico portugués encuentra grandes diferencias entre los rojiblancos y los suyos. “Somos equipos diferentes, incluso sin balón. Somos más apremiantes en la faceta defensiva, mientras que el Atlético es más pasivo en la recuperación del balón. Pero es fuerte en su reacción a la derrota y ha marcado algunos goles así”, manifestó.

“Con la pelota también hay diferencias. El principio básico está ahí: ambos somos equipos ambiciosos, decididos, que no nos rendimos y que disputamos todas las jugadas que pueden ser determinantes en el resultado final. Hay similitudes ahí”, añadió.

Además, Conceiçao recordó la época en la que coincidió con el ‘Cholo’ en la Lazio (1999-2000). “Había rasgos de personalidad que formaban parte de ese grupo, un grupo ganador, difícil de manejar y de liderar para el entrenador -Sven Goran Eriksson- porque había personas con un carácter muy fuerte. No fue un año de besos, fue un año de mucha lucha en cada entrenamiento para ganar un puesto en el equipo y en los partidos”, rememoró.

“Resultó ser un buen año, logramos darle el segundo título a la Lazio, lo cual no es fácil en Italia considerando que en ese momento los mejores jugadores del mundo jugaban en la Serie A. Esto es parte del pasado, somos entrenadores hoy y ambos queremos ganar el partido mañana. Eso es en lo que estamos concentrados”, aclaró.

Por último, bromeó sobre las palabras de Simeone, que se mostró sorprendido de que Conceiçao se convirtiese finalmente en entrenador. “Soy testarudo, él no lo será menos. Estamos hablando de alguien que conozco. En ese momento tenía 23 años y mi objetivo era ser un jugador de alto nivel. Diego era mayor y ya pensaba en el final de su carrera. Vio mi terquedad al querer mi lugar en el equipo y no esperaba verme como entrenador. Él era más mordaz en el vestuario”, concluyó.