Perrone: “Es una oportunidad de oro, nunca mejor dicho”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El jugador de la selección española de waterpolo Felipe Perrone ha destacado que mañana disponen de “una oportunidad de oro, nunca mejor dicho” frente a Serbia, su rival en semifinales de los Juegos Olímpicos, mientras que su compañero Fran Fernández ha explicado que han “roto el complejo de inferioridad” que les atenazaba en anteriores competiciones.

“En los últimos años venimos disfrutando mucho. Al final hemos aprendido bien a gestionar las emociones y la presión. Cuando ganamos el partido de cuartos tuvimos que controlarnos para no estar más contentos porque realmente vemos que hay posibilidad de conseguir el oro. Lo celebramos un par de horitas y luego ya centramos toda la energía en Serbia. Es una oportunidad de oro, nunca mejor dicho”, valoró Perrone ante la prensa.

El hispano-brasileño destacó que “Serbia es el equipo contra el que más se nota” si los españoles son “capaces de hacer un juego dinámico y rápido”. “Ellos son más pesados y más altos, si se ve mucha natación en la piscina eso será bueno para nosotros; si es un partido estático, será bueno para Serbia”, analizó.

Además, subrayó que está semifinal olímpica le llega después de haber “perdido mucho” a lo largo de su carrera con la selección. “Hemos trabajado mucho y luego ha venido esta generación joven con un desparpajo y una calidad increíbles. Ya estamos nosotros para recordarles que ha habido momentos en los que hemos sufrido y lo hemos pasado mal. Aquí está todo el waterpolo español, no solo nosotros”, finalizó

FRAN FERNÁNDEZ: “ESTAMOS DISFRUTANDO COMO ENANOS”

Por su parte, Fran Fernández reconoció que “en los últimos años” están “disfrutando como enanos”. “A veces los jóvenes nos dicen que estamos muy felices y es verdad porque no lo hemos vivido. En los Juegos anteriores no nos quedamos con un buen sabor de boca y la barrera de cuartos antes parecía mucho más infranqueable. Teníamos una sensación extraña de peso y a los chavales jóvenes se les veía más sueltos”, dijo.

Dentro de esta progresión positiva, se refirió al Europeo de Barcelona 2018, donde disputaron la final precisamente contra Serbia, como “un punto de inflexión”. “Fue cuando empezamos a competir contra grandes selecciones y rompimos el complejo de inferioridad que teníamos antes. Aquel torneo fue muy importante, a partir de ahí han ido cayendo finales y esperemos que mañana llegue una más”, deseó.

Además, el madrileño confirmó que seguirá jugando más allá de estos Juegos. “No serán los dos últimos partidos de mi carrera. El que viene es el más importante de mi carrera y ojalá que el siguiente lo sea más aún. El final de mi carrera está más cerca, pero no va a ser este año, voy a seguir jugando”, aclaró.