La Fórmula 1 condena los insultos racistas a Hamilton tras ganar en Silverstone

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La Fórmula 1 ha condenado los insultos racistas que desde las redes sociales se han dirigido hacia el piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) tras ganar este domingo el Gran Premio de Gran Bretaña después de su incidente con el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), y ha recordado que estos comportamientos “no tienen cabida” en el deporte.

“La Fórmula 1, la FIA y Mercedes han condenado los abusos racistas hacia Lewis Hamilton después de que el siete veces campeón del mundo fuera atacado en las redes sociales durante y después de ganar el Gran Premio de Gran Bretaña de ayer tras su colisión en carrera con Max Verstappen”, señaló el organizador en un comunicado.

En este sentido, la Fórmula 1 explicó que el piloto inglés recibió “múltiples insultos racistas” por parte de usuarios de las redes sociales después de verse envuelto en un incidente con Max Verstappen (Red Bull) que acabó con el neerlandés fuera de carrera.

Durante la primera vuelta y tras varias curvas con los coches de ambos pilotos en paralelo, el holandés, que entraba en la curva Copse por el exterior, chocó con la rueda delantera izquierda del monoplaza del británico con la posición ganada, perdió el control y se estrelló contra las protecciones a casi 300 km/h.

Verstappen pudo abandonar el vehículo ileso pero visiblemente aturdido y conmocionado, y tuvo que abandonar la prueba. Mientras, Dirección de Carrera decidía sancionar a Hamilton con 10 segundos de penalización por entender que era el culpable del incidente. Aun así, remontó para ganar la carrera.

“La Fórmula 1, la FIA y el equipo Mercedes-AMG Petronas F1 Team condenan este comportamiento en los términos más enérgicos posibles. Estas personas no tienen cabida en nuestro deporte e instamos a que los responsables rindan cuentas de sus acciones”, aseguró la F1, recordando que están trabajando para “construir un deporte más diverso e inclusivo”.

Todos los equipos, incluido Red Bull, denunció los hechos. “Aunque seamos rivales feroces en la pista, todos estamos unidos contra el racismo. Condenamos los insultos racistas de cualquier tipo hacia nuestro equipo, nuestros adversarios y nuestros aficionados”, manifestó Red Bull.

“Como equipo, estamos disgustados y entristecidos de presenciar el acoso racista que Lewis sufrió ayer en las redes sociales después de la colisión con Max. Nunca hay excusa para ello, no hay lugar para ello en nuestro deporte y los responsables deben rendir cuentas”, finalizó.