Luis Enrique, sobre el codazo de Tassotti: “Me quedó la nariz hasta mejor”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El seleccionador español, Luis Enrique Martínez, ha avisado de que en partidos tan importantes como el que les espera ante Italia “suele haber una tendencia a la sobreexcitación” que deben “evitar”, añadiendo que la posesión de balón será “la primera batalla por conquistar”, al tiempo que ha bromeado con el recordado codazo de Marco Tassotti que le rompió la nariz en 1994 diciendo que le “quedó la nariz hasta mejor”.

“En estos partidos suele haber una tendencia a la sobreexcitación y es algo que debemos evitar. Céntrate en lo que tienes que controlar y eso hace que te evadas de lo que significa el entorno de un partido así. Que seamos una selección no muy experta no significa que no tengamos jugadores con mucha experiencia en clubes internacionales”, avisó Luis Enrique en rueda de prensa.

El seleccionador avanzó que tener el balón será “la primera batalla por conquistar” en esta semifinal de Eurocopa. “Somos líderes en cuanto a posesión de balón, pero Italia también puede hacer uso y disfrute del balón. Son una selección que también se puede adaptar a jugar sin balón, pero están más cómodos y son más fuertes con el balón. Nuestro objetivo es claro: queremos y necesitamos el balón”, dijo.

Respecto a la importancia del duelo, subrayó que “el objetivo es muy atractivo”, lo suficiente para “estar al cien por cien”. “No somos una selección experta, ni mucho menos, así que adquirir esa experiencia de pasar los cuartos de final de esa manera, mereciéndolo antes de los penaltis, es muy positivo y hay que valorarlo. Nos centramos en la gran oportunidad que tenemos de poder jugar una final y ya habrá tiempo para valorarlo”, indicó.

Preguntado por su importancia en el éxito de España en esta Eurocopa, el asturiano se lo concedió a sus jugadores. “Es evidente que soy un líder, pero estoy fuera del campo. Lo importante está dentro del campo. Lo difícil es marcar goles, presionar bien, adelantar líneas, las cosas que hacen los jugadores. Si tuviéramos la fortuna de ganar este partido y aparecer en la final, claramente sería mérito de ellos”, aclaró.

TODOS EN PERFECTAS CONDICIONES SALVO SARABIA

Uno de sus puntales está siendo Aymeric Laporte, a quien señaló como “un central ‘top’ sin ninguna duda en ataque y en defensa”. “Necesitamos que los centrales tengan claridad para generar esa primera superioridad con salida de balón, dominar las dos piernas, juego aéreo, buen físico para ser agresivo en las disputar, rapidez, anticipación… Estamos encantados de que ‘Ayme’ haya decidido jugar con España”, celebró.

Además, confirmó que el jugador del Manchester City estará listo para jugar. “Ayer no se entrenó Laporte y tampoco alguno más, pero por ningún motivo especial. Salvo Pablo Sarabia, el resto están todos buen físicamente. Cuando uno va a jugar las semifinales de una Eurocopa, el cansancio desaparece a los 30 minutos de acabar el partido de cuartos, con lo cual están deseando participar todos”, valoró.

Preguntado por la disputa del partido en Wembley, con mayoría de aficionados ingleses, el técnico reconoció que “es una situación extraña”. “Espero y deseo que haya más españoles e italianos que ingleses, pero son las circunstancias que rodean a este partido y es algo en lo que no voy a perder ni un gramo de energía. Es evidente que nos gustaría que fuera de otra manera, pero poco más”, resumió.

Por último, Luis Enrique negó que tenga ganas de venganza con Italia, a la que se volverá a enfrentar 27 años después de la eliminación en el Mundial de Estados Unidos. “No, por favor, hace ya tantos años que pasó eso.. Me quedó la nariz hasta mejor. He podido hablar con Tassotti tres o cuatro veces durante todos estos años y he podido encontrar una persona honesta y buena. Ahora trabaja como segundo entrenador en la selección ucraniana y hemos podido hablar varias veces. Forma parte del pasado, de nuestra historia futbolística. Seguramente a los dos nos hubiera gustado que aquel momento fuera diferente”, rememoró.