La UEFA confía en que Wembley acoja la fase final de la EURO pese a las restricciones por el coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La UEFA se muestra “confiada” en poder llevar a cabo las semifinales y la final de la Eurocopa 2020 con presencia de aficionados en el Estadio de Wembley, en Londres, a pesar de las restrictivas medidas que existen en el Reino Unido, aunque también deja claro que maneja “un plan de contingencia”.

Según ‘The Times’, hay discusiones dentro del gobierno británico sobre la exención de ciertos funcionarios, patrocinadores y medios de comunicación para tener que seguir las reglas de aislamiento al llegar al país para esta última etapa del torneo.

Actualmente, la gran mayoría de las personas que viajan al Reino Unido deben permanecer en cuarentena hasta 10 días después de su llegada de cara a controlar la propagación del coronavirus. Boris Johnson, Primer Miinistro británico, anunció la semana pasada un retrasa en el plan final de flexibilización de medidas debido al aumento de casos provocado por la conocidad como variante ‘delta’ del virus, y este jueves se notificaron 11.000 casos positivos.

“En este momento, estamos en conversaciones con las autoridades locales para tratar de permitir que los aficionados de los equipos participantes asistan a los partidos, utilizando un estricto concepto de prueba y burbuja que significaría que su estancia en el Reino Unido sería de menos de 24 horas y que sus movimientos se limitarían al transporte y lugares aprobados únicamente”, advirtió la UEFA en un comunicado.

El organismo, “encantado” que de la capacidad de Wembley aumente “al menos al 50 por ciento” para dos partidos de octavos, las dos semifinales y la final, comprende “las presiones a las que se enfrenta el gobierno de Reino Unido”, pero espera alcanzar “una conclusión satisfactoria”. “Siempre hay un plan de contingencia, pero estamos seguros de que la última semana se llevará a cabo en Londres”, sentenció.

Y este plan ‘B’ por si no se pudiese llevar a cabo los partidos previstos en Wembley podría ser el de trasladar la final a Budapest, donde las restricciones son menos severas. De hecho, el Puskas Arena se llenó por completo para el Hungría-Portugal del pasado martes.