Grupo F: Jugadores a seguir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Estos son cuatro jugadores a seguir del Grupo F de la EURO 2020.

KARIM BENZEMA (FRANCIA), VUELVE ‘MONSIEUR’. El delantero del Real Madrid vuelve con Francia casi seis años después y lo hace avalado por su gran temporada en el conjunto blanco. El de Lyon no es el mejor jugador de una Francia que cuenta con Kylian Mbappé, pero sí será determinante en el imparable ataque diseñado por Didier Deschamps. Benzema ha conseguido este año 30 goles y ha repartido 9 asistencias. Números innegables que le han valido el perdón. Ahora todos los focos recaerán sobre él.

JOSHUA KIMMICH (ALEMANIA) LA CONSOLIDACIÓN DE LA PERLA. A la llegada de Pep Guardiola al Bayern Múnich, en 2013, Joshua Kimmich era sólo un chaval (18 años) y comenzó a ganar minutos dejando el filial bávaro para sorpresa de muchos. Salió cedido y regresó a los dos años. Hoy es uno de los jugadores más completos del fútbol europeo. Su talento, su visión de juego y su capacidad de anticipación le convierten en uno de los futbolistas imprescindibles en Alemania por su versatilidad pese a la cantidad de talento que envuelve a la ‘Mannschaft’.

PEDRO GONÇALVES (PORTUGAL), GOLES A RAUDALES. Máximo goleador esta temporada de la Liga portuguesa con 23 tantos, el delantero del Sporting Portugal ha sido la gran novedad en la lista de convocados de Fernando Santos. Su instinto goleador y el hambre de sus 22 años le pueden llevar a ser uno de los jugadores determinantes de Portugal, sin el foco de los grandes como Cristiano Ronaldo, que ha marcado -nada más y nada menos- que 36 este año, pero con la capacidad de irrumpir en el que será su debut como internacional con los ‘tugas’.

PETER GULÁCSI (HUNGRÍA), GRAN GARANTÍA BAJO PALOS. El portero de Hungría es el jugador más importante de su selección, el menos goleado en la Bundesliga defendiendo los colores del Leipzig (encajó 32 goles en 34 partidos) y muy por delante de Neuer, del Bayern. Su sobriedad le ha confirmado como uno de los mejores porteros del campeonato alemán, donde ya suma seis temporadas. Este curso sólo se perdió un partido -por lesión- de los 48 que disputó su equipo.