Van der Poel hace doblete en Suiza para vestirse de líder

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El ciclista neerlandés Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix) ha ganado este martes la tercera etapa del Tour de Suiza, disputada entre Lachen y Pfaffnau sobre 182,1 kilómetros, con un poderoso esprint para encadenar dos victorias y ponerse líder de la general relevando a Stefan Küng (Groupama-FDJ).

Van der Poel, que seleccionó el grupo con un ataque previo a 25 kilómetros de meta en un repecho fuerte, y su equipo cambiaron todo. Y aunque la etapa parecía estar en manos de un valiente Iván García Cortina (Movistar Team), que atacó a 9,5 kilómetros de meta y aguantó el pulso hasta ser cazado, por la voluntad del Deceuninck-Quick Step, ya dentro de los 1.000 metros finales.

La ‘manada’ buscaba que su líder Julian Alaphilippe ganara, tras un ataque que le situó en solitario en cabeza poco después del que llevó a cabo Van der Poel, pero el ‘macho alfa’ del grupo fue, de nuevo, el neerlandés del Alpecin-Fenix.

Con las bonificaciones, Van der Poel se pone líder de la general de esta ronda suiza con un solo segundo de margen sobre el ‘Mosquetero’ Alaphilippe, 4 sobre el anterior líder Küng y 6 sobre un Max Schachmann (BORA-Hansgrohe) que es el mejor entre los favoritos al triunfo final.

Brazos en cruz en la anterior etapa para celebrar su victoria, esta vez Mathieu Van der Poel repitió gesto pero rápidamente dio un puñetazo al aire para festejar este doblete, este segundo triunfo consecutivo en una Vuelta a Suiza donde ya es líder de la general y de la clasificación por puntos.

Otro gesto significativo fue el de Michael Matthews (Team BikeExchange) nada más cruzar la meta, quejándose a Alaphilippe por haberle impedido, en una maniobra involuntaria, acelerar por su derecha en cuanto Van der Poel lanzó su ataque. El australiano, de todos modos cortado, no pudo luchar y fue cuarto, también por detrás de Christophe Laporte, segundo, y el propio Alaphilippe.

Fue una etapa buena para el Movistar Team, en un día inspirado por el triunfo de Miguel Ángel ‘Superman’ López en la clásica del Mont Ventoux. Aquí, en el Tour de Suiza, el asturiano García Cortina rozó la proeza que también intentó, con menos éxito, un activo Marc Soler.

Este miércoles, la cuarta etapa será de nuevo de media montaña, entre Sankt Urban y Gstaad sobre 171 kilómetros. Una etapa de perfil irregular que, en su segunda parte, incluye la subida al puerto de 2ª categoría del Saanenmöser Pass, con 7,5 kilómetros al 4,4 por ciento, coronado a 9,5 kilómetros de la meta.