Nadal va de menos a más ante Sinner y accede a cuartos de Roland Garros

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El tenista español Rafa Nadal no falló a su prácticamente habitual cita de los cuartos de final de Roland Garros, segundo ‘Grand Slam’ de la temporada, tras imponerse este lunes al prometedor italiano Jannik Sinner por 7-5, 6-3, 6-0, en un duelo de dos horas y 17 minutos y donde fue de menos a más.

El cuarto encuentro en la arcilla roja parisina recordó en parte al que vivieron ambos en la pasada edición, entonces en cuartos, aunque terminó por ser menos peleado de lo que también se atisbaba, gracias en buena parte a la reacción del manacorí cuando, como en el pasado otoño, parecía tener perdido el primer parcial.

El actual campeón selló su decimoquinta presencia en los cuartos de final del Abierto de Francia acabando con un tenis de gran nivel, con el que desarboló a un rival, que perdió fuelle cuando no aprendió la lección del año pasado y dejó escapar una primera manga que, salvo en el inicio, había dominado.

Hasta ese momento, Nadal se mostraba especialmente errático, mucho más de lo que suele ser habitual cuando juega en ‘su’ Philippe-Chatrier, pero volvió a tirar de su experiencia para salir del ‘agujero’ en el que parecía metido y a partir de ahí, pese a otro pequeño bajón en el segundo set, se hizo con el mando del encuentro y lo sacó adelante con más autoridad de la esperada.

El tenista español salió sólido a la pista y dispuesto a desactivar lo antes posible a un Sinner, al que también había batido con trabajo hacía unas semanas en el Masters 1.000 de Roma. Firme y sólido en sus golpes, rompió pronto, pero entonces el italiano se quitó los nervios y encontró cierta ‘ayuda’ de su rival.

Nadal comenzó a cometer errores inusuales, 13 en los primeros seis juegos, y se vio 2-4 abajo. Sinner mantuvo la calma y se puso con saque (4-5) para acabar con la racha sin perder un set del ganador de 20 ‘Grand Slams’ en París cuando, como el año pasado, no pudo culminarlo.

El balear sacó a relucir su experiencia, dejó de cometer fallos con sus golpes y fue el que se llevó el primer set por 7-5, cediendo únicamente dos puntos desde el 3-5. Esto le afianzó y comenzó a ser la ‘máquina’ bien engrasada que suele jugar en París.

El 13 veces campeón le endosó un 8-0 de parcial a un Sinner que había desaparecido de la pista y que de poder ganar la primera manga pasó a perderla y estar 4-0 abajo en la segunda. El ‘drive’ y el revés a dos manos del de Manacor ‘volaban’ por la Chatrier cuando de repente vivió otro bajón y su rival le devolvió las dos roturas para ponerse en condiciones de igualar.

Sin embargo, le volvió a temblar el pulso y ya no volvería a ganar ningún juego más ante un Nadal que cerró su duelo en plan vendaval (30 golpes ganadores, 21 entre el segundo y el tercer set) para citarse en cuartos con otro ‘clásico’ como el argentino Diego Schwartzmann, al que batió en 2020 en las semifinales.