Pöstlberger (BORA-Hansgrohe) gana etapa y liderato del Dauphiné desde la fuga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El ciclista Lukas Pöstlberger (BORA-Hansgrohe) ha ganado este lunes la segunda etapa del Critérium du Dauphiné, disputada entre Brioude y Saugues sobre 172,8 kilómetros, tras un buen pulso desde la fuga con el pelotón y se convierte además en el nuevo líder de la prueba francesa.

Pöstlberger se metió en la fuga del día, reducida como en la primera etapa, y fue de nuevo el único superviviente, de los cinco valientes iniciales, que resistió hasta poder celebrar el triunfo en meta.

Lo hizo con 11 segundos de margen sobre el pelotón, con Sonny Colbrelli (Bahrain Victorious) segundo y el español Alejandro Valverde (Movistar Team), tercero. Ambos están ahora segundo y tercero en la general a 12 y 20 segundos respectivamente del austriaco, nuevo líder.

Los otros cuatro fugados –Matthew Holmes (Lotto Soudal), Anthony Delaplace (Arkéa-Samsic), Shane Archbold (Deceuninck-Quick Step) y Robert Power (Team Qhubeka)– no aguantaron tanto. A 34 de meta, Archbold y Pöstlberger atacaron y se marcharon en dupla, pero pronto el austriaco se quedó en cabeza en solitario, ya hasta meta.

Sin ser escalador, Pöstlberger aguantó bien el tipo en la Côte de la forêt de Pourcheresse, de 2ª categoría y de 7,1 kilómetros al 6,5 por ciento de pendiente media, y en el repecho final de 4ª categoría. Atrás, el INEOS Grenadiers tomó el control del pelotón de favoritos, pero sin un gran ritmo de caza.

Se quedaron, eso sí, en este primer puerto de los dos encadenados en el final de etapa el británico Chris Froome (Israel Start-Up Nation), todavía a años luz del ganador que fue, y el líder de este Critérium, el belga Brent Van Moer (Lotto Soudal), que da el relevo a Pöstlberger.

Este martes, otra etapa de perfil de media montaña entre Langeac y Saint-Haon-Le-Vieux, sobre 172,2 kilómetros. Todo apunta a que habrá otra fuga y otro pulso de la escapada con el pelotón, con una segunda parte bastante llana y un final que pica hacia arriba sin ser puerto ni cota puntuable.