Casillas: “Los futbolistas creemos que estamos más controlados y casos como el mío demuestran que no es así”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El exportero Iker Casillas deja claro que el infarto que sufrió en mayo de 2019 le cambió “la vida” y avisa que casos como el suyo “demuestran” que los futbolistas no están “más controlados” a la hora de detectar este tipo de dolencias, mientras que de su exitosa carrera deportiva en el Real Madrid aclara que “no siempre fue de color de rosa”, pero que “los momentos no tan buenos son capaces de hacerte mejor”.

“El infarto me cambió la vida, por supuesto. Me obligó a dejar lo que más me gusta, que es jugar al fútbol, cuando todavía mantenía mi ilusión en lo más alto. Pero, por suerte, la vida sigue, solo cambian las prioridades y ahora estoy ilusionado y ocupado con esta etapa de mi vida y mi trabajo en el Real Madrid, mi Fundación, LaLiga o mis proyectos empresariales”, recalca Casillas en una entrevista publicada este jueves por ‘fifa.com’ con motivo de su 40 cumpleaños.

El madrileño advierte que “es importante concienciar a todo el mundo de que las enfermedades cardiacas se pueden detectar y prevenir seas o no deportista” y que por ello “los chequeos rutinarios deberían ser habituales para evitar sustos desagradables”.

“Los futbolistas creemos que estamos más controlados y que por eso no vamos a sufrir estos problemas, pero casos como el mío u otros más graves nos demuestran que desgraciadamente no es así. El deportista de élite está más expuesto por esa exigencia física que hace que llevemos más al límite nuestro cuerpo y sufre momentos de estrés por las competiciones que pueden aumentar el riesgo de que estos problemas aparezcan”, admite Casillas.

De su carrera, el exportero del Real Madrid y la selección española
se queda “con todo porque los buenos momentos son excepcionales pero los no tan buenos son capaces de hacerte mejor”. “Pero mi debut con el Real Madrid, mi primera Champions, las dos Eurocopas y lógicamente el Mundial de Sudáfrica son recuerdos imborrables”, confiesa.

“Recuerdo todo como una evolución. Desde que me sacaron del colegio para ir convocado en la Champions, viví una carrera que no siempre fue de color de rosa. Los títulos son muy importantes, pero para mí el mejor momento fue cuando llegué al Real Madrid con nueve años”, añade de su paso por el club madridista, donde uno de sus peores momentos fue cuando fue suplente de César. “De esa competencia también se aprende para ser mejor, para superarte. Todo lo que me ha pasado, lo bueno y lo menos bueno, era necesario para llegar hasta aquí”, sentencia.

“LUIS NOS TRANSMITIÓ CONFIANZA”

A nivel de selección, el mostoleño tiene como “mejor recuerdo” de la Eurocopa de 2008 “el ambiente” que había en la selección. “Éramos compañeros y amigos. El grupo era una piña que lideraba Luis Aragonés, que fue el que realmente nos transmitió esa confianza y nos obligó a creer que podríamos hacer lo que nos propusiésemos”, subraya.

Todo aquello forjó “un grupo tremendamente fuerte” para afrontar el reto del Mundial de 2010. “Éramos un equipo en mayúsculas. Evidentemente, después de ganar la Euro íbamos con la etiqueta de posibles favoritos y eso siempre es una presión y responsabilidad añadida”, remarca.

“Sabes que tienes a todo un país detrás y que está en tus manos tener todos un mismo objetivo. Creíamos que podíamos ser campeones del mundo por primera vez en la historia y eso nos hacía tener una fuerza mental y una confianza que nos llevó en volandas a por el título, no sin algo de sufrimiento…”, rememora el madrileño, que cree que fueron “de menos a más” en Sudáfrica donde considera “esa solidez en todas las líneas y llevar siempre el control de los partidos”.

Y del Mundial queda para el recuerdo, además del gol de Andrés Iniesta, su parada a Arjen Robben con 0-0. “Mi recuerdo es que no fue gol”, afirma entre risas. “Todo pasa muy rápido, pero cuando vi venir a Robben fue como si el tiempo se ralentizara”, puntualiza Casillas, que no recuerda “muy bien” lo que le dijo en aquel momento Carles Puyol “porque es un momento de muchas emociones”.

Finalmente, sobre su decisión de elegir el Oporto portugués tras poner fin a su etapa en el Real Madrid, tiene clara que fue “la mejor” que pudo tomar. “El Oporto es otro grande de Europa y me permitió seguir compitiendo al máximo nivel. Siempre le estaremos agradecidos, el cariño del club y la afición nos ayudaron a adaptarnos rápidamente”, asegura.