Hugo González, medalla de bronce en los 50 espalda de los Europeos de Budapest

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El nadador español Hugo González de Oliveira logró este martes la medalla de bronce en los 50 metros espalda de los Campeonatos de Europa que se están disputando en Budapest, primer metal para la delegación nacional en las prueba de natación de piscina.

El mallorquín, de 22 años, partía como candidato a estar en la pelea del podio tras sus prestaciones tanto en las series como en la semifinal, y aspiraba a conseguir su primera medalla en una gran competición internacional gracias a tener la cuarta mejor marca de los finalistas.

González y el resto sabían que había que pelear por dos puestos porque el oro estaba prácticamente reservado para el gran favorito, el ruso Kliment Kolesnikov, que había batido el récord del mundo el lunes en las semifinales y que confirmó los pronósticos con un triunfo incontestable y nueva espectacular plusmarca mundial de 23.80, 13 centésimas mejor que la de 24 horas antes.

Ajenos a la lucha contra sí mismo y el crono estuvieron los otros siete finalistas, de los cuales ninguno pudo ni siquiera acercarse al ruso. El nadador español, habituado a raya a mejor nivel en los 100 espalda, estuvo siempre en liza por el podio en una ‘batalla’ con el rumano Robert-Andrei Glinta por la plata.

Finalmente, el de Palma de Mallorca no pudo dar ‘caza’ a su rival, que le aventajó en cinco centésimas y le hizo conformarse con una más que valiosa medalla de bronce, aderezada, sin embargo, por un nuevo récord de España gracias a su crono de 24.47, una centésima mejor que el que estaba en poder de Aschwin Wildeboer desde los Mundiales de Roma de 2009.

No hubo tanta suerte en la otra final del martes, la del 800 libre femenino donde había dos representantes, Jimena Pérez y María de Valdés, que no pudieron estar en liza por las medallas. La primera se había clasificado con la tercera mejor marca y la mínima olímpica (8:33.34), pero sólo la mejoró en centésimas (8:33.14) y acabó séptima, un puesto por delante de su compatriota, que mejoró en casi tres segundos su actuación del lunes y que rozó también la mínima olímpica (8:33.90).

Además, también entró en acción en esta segunda jornada Jessica Vall, que no se pudo clasificar para la final de los 100 braza, aunque se llevó la alegría de conseguir la mínima olímpica en su serie matinal con 1.07.03.

En la semifinal de la tarde, bajó aún más su crono (1.06.93), pero no le valió para meterse en la final al terminar octava en su serie y a casi medio segundo del corte, aunque su prueba fuerte son los 200 braza, donde ha subido al podio en los tres últimos Europeos, con dos platas (2016 y 2018) y un bronce (2014), además del bronce mundial en 2015.

La segunda jornada de la natación de piscina dejó también las actuaciones de Joan Lluis Pons (1:58.52) y Arbidel González (1:59.64) en los 200 mariposa, de Mireia Pradell en los 50 espalda (28.69), de Moritz Berg (49.56) y Mario Moya (50.15) en los 50 libres, y de Alejandro Puebla en 1.500 libre (15.30.36), aunque ninguno pudo pasar sus respectivas series.