Así es un mono de MotoGP: 5 kilos de máxima seguridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Velocidad, motos y seguridad son tres conceptos unidos en las últimas décadas, y por ello las protecciones de los pilotos, como el mono de cuero, del Mundial de MotoGP han evolucionado de forma abismal para soportar las abrasiones en una caída y en las zonas más sensibles del cuerpo como codos, hombros y rodillas.

Así el pasado Gran Premio de España se saldó con 67 caídas, 27 más que el celebrado la pasada temporada, pero no se registraron lesiones de consideración. Elaborado a medida de forma artesanal, el peso medio de un mono es de 4,5 kilos y el espesor de la piel de canguro -la más ligera y resistente- oscila entre los 1,2 y 1,4 milímetros.

En su elaboración se emplean muchas horas de trabajo, ya que se construyen con diferentes paneles y se cosen con doble puntada con hilos especiales que, incluso, rompiéndose mantienen la estructura.

El más complejo de los sistemas de seguridad del mono es el airbag, que es de uso obligatorio en el Mundial desde 2018. Se coloca en el tren superior del cuerpo (espalda, hombros y caja torácica) y está diseñado para absorber las fuerzas que soportan los pilotos cuando sufren un accidente.

Cuando los sensores detectan que se ha producido una caída, el airbag tarda entre 8 y 50 milisegundos en activarse y sólo 25 milisegundos en hincharse.

Las protecciones especiales en los hombros, codos y rodillas, en las que desde 2019 se excluyeron los elementos metálicos, sirven para disipar la energía del impacto y que ésta se extienda sobre un área mayor. El primer contacto con el asfalto suele ser muy rápido y así se intenta reducir la fricción.

Para prevenir la deshidratación en circuitos como Sepang o Buriram, donde las temperaturas son altas y la humedad siempre supera el 80%, se instala una bolsa en la joroba del mono con una capacidad de unos 200 ó 300 mililitros de fluido. Un conducto va desde la bolsa hasta el casco para que los pilotos puedan beber cuando lo necesiten con sólo absorber el conducto.

“La seguridad es un factor crucial en el motociclismo. Las medidas de seguridad en la pista y los mismos elementos de protección para el piloto han evolucionado muchísimo a través de los años. En el caso de los monos que utilizan los pilotos, las inversiones realizadas por los fabricantes en I+D han cambiado por completo el panorama actual si lo comparamos con los elementos de seguridad que utilizábamos en mi época”, comentó el expiloto y Embajador de AMV Seguros, Alex Crivillé.

Crivillé destacó que los monos han cambiado bastante desde la época en la que él pilotaba. “Hoy en día la piel sigue siendo la misma, de canguro, ya que pesa muy poco. Otro elemento importante ha sido la introducción del airbag, lo cual ha supuesto una revolución. Además, todos los sensores que lleva el mono detectan cualquier movimiento anómalo sobre la moto, lo que hace que se active automáticamente el airbag. Los monos llevan protectores en los codos, rodillas y hombro. Ahora, en general, están bastante más reforzados, con materiales flexibles y muy resistentes, de forma que al sufrir una caída el mono aguante la rozadura con el asfalto. De esta forma, se puede pilotar incluso más seguro”, subrayó.