¿El último baile de Roger Federer?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La temporada 2020 de Roger Federer ha sido aún más atípica que la del resto de deportistas de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP). La crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus ha generado inestabilidad e incertidumbre en los diferentes ámbitos de la sociedad, pero el suizo se ha visto mermado por la lacra de las lesiones. En este caso, su rodilla ha dicho basta, obligando a este maestro de la raqueta a permanecer en el dique seco desde el pasado mes de junio.

Federer siempre se ha caracterizado por ser capaz de dosificar esfuerzos en la pista para prolongar su dilatada y prolífica trayectoria deportiva. A sus 39 años, puede presumir de ser uno de los tenistas más destacados de todos los tiempos. El genio de Basilea es puro talento, habiendo firmado batallas memorables con rivales de enjundia como Andy Roddick, Rafael Nadal, Novak Djokovic, Juan Martín del Potro, Andy Murray o David Nalbandián.

Y qué decir del auténtico triunvirato que ha establecido a lo largo de numerosos cursos con el balear y el serbio, siendo apodados como la “Santísima Trinidad” del tenis mundial. Por ahora, se sitúa en la quinta posición del ranking de la ATP, quedando un peldaño por debajo de Djokovic, Nadal, Dominic Thiem (que volvió a quedarse a las puertas de alzarse con la Copa de Maestros de Londres) y Daniil Medvédev (campeón de las ATP Finals). A continuación, Roger viene acompañado por gran parte de la Next Gen, esa savia fresca y nueva que tanto anhela esta disciplina: Stéfanos Tsitsipás, Alexander Zverev o Andrey Rublev.

Por su parte, el helvético es consciente de la exigencia que tendrá por delante en un 2021 que la sociedad confía en que nos dé un respiro en comparación con este 2020 que, sinceramente, está siendo para olvidar. La primera gran cita de la próxima campaña en el circuito tenístico será el Open de Australia, Grand Slam conquistado por “Nole” tras una vibrante final a cinco sets con Thiem. En el caso concreto de Roger Federer, el campeón olímpico en la modalidad de dobles (junto con su compatriota Stan Wawrinka) en Pekín 2008 desea saltar a la pista para demostrar que puede volver a firmar la proeza materializada en 2017.

En aquella ocasión, el suizo también estuvo varios meses sin competir a causa de otra lesión, protagonizando en Melbourne Park uno de sus particulares y titánicos duelos frente a un Nadal con el que se repartiría los grandes de dicha temporada. Federer triunfaría en Australia y Wimbledon, mientras que Rafa se coronaría en Roland Garros y el US Open. Por tanto, Federer desea ultimar su preparación y recuperación para afrontar el Grand Slam en Australia con plenas garantías a partir del 8 de febrero. Un torneo que, como era de esperar, ha tenido que posponer su fecha de inicio a raíz del COVID-19.

La cuestión es que son varias las especulaciones que intuyen un posible último baile de Roger Federer en 2021, al más puro estilo de los Chicago Bulls de Michael Jordan, Scottie Pippen, Phil Jackson, Dennis Rodman o Steve Kerr. Pese a los multimillonarios contratos publicitarios que tiene acordados el de Basilea, lo cierto es que su cuerpo se va resintiendo cada vez más por la dureza del calendario de la ATP. Así las cosas, a lo que conviene agregar que cumplirá 40 años en agosto, todo hace indicar que el siguiente curso podría ser el definitivo en la carrera de un prodigio mundial que va a pasar a los anales de la historia del deporte de élite. Citando a un sabio, “hagamos que sea eterno mientras dure”.