Balonmano

El Barça domina al PSG y jugará la final de la Champions ante el Kiel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El FC Barcelona jugará cinco años después la final de la Liga de Campeones de balonmano después de cumplir este lunes los pronósticos en su semifinal de la ‘Final a Cuatro’ de la competición y ganar con autoridad al Paris Saint-Germain francés por 37-32 para citarse por el título con el THW Kiel alemán.

El conjunto de Xavi Pascual buscará de este modo coronarse por décima ocasión en su historia, la primera desde 2015, tras poner fin a su mal fario desde entonces, con tropiezos un tanto inesperados en los dos años que había conseguido alcanzar la ‘F4’, en 2017 y 2019, cuando fue sorprendido por el Vardar macedonio.

En esta ocasión, el Barça no dio opción a la sorpresa y demostró que su plantilla es posiblemente la mejor del Viejo Continente ante la que el PSG, con la baja importante de Nikola Karabatic, sólo pudo plantar cara en la primera mitad del choque. Luego apareció la figura del guardameta danés Kevin Moller y el equipo blaugrana se despegó para no pasar excesivos apuros pese a los intentos de su rival.

De hecho, el conjunto de Raúl González fue el primero en golpear en un partido que no tuvo freno desde el pitido inicial. El equipo parisino aprovechó que el nueve veces campeón tardó en asentarse en el Lanxess Arena de Colonia y abrió una primera diferencia en el marcador (5-8), pero la salida de Moller y la mayor intensidad blaugrana cambió el guión.

Así, con 8-10 a favor del PSG, el FC Barcelona apretó atrás y su portero se convirtió en clave para detener aquello que el 6-0 de sus compañeros no hacían y el encuentro varió plenamente como indicaba el claro 18-14 al descanso.

Tras la reanudación, el conjunto francés trató de reaccionar y de volver a meterse lo antes posible en el partido, pero acusó el flojo partido de dos de sus baluartes, el letón Kristopanss y el danés Hansen, que no tuvieron su mejor tarde.

Los de Xavi Pascual no se relajaron y siguieron contando con el buen hacer de Moller, al que sólo era capaz de batir con ‘facilidad’ el extremo Nahi. Aún así, y aprovechando una exclusión ‘culé’, el PSG se llegó a acercar a tres goles y con 27-24 tuvo dos balones para ponerse a dos tantos y poner emoción.

Esos dos ataques terminaron con dos pérdidas y el conjunto catalán ya no perdonó para escaparse de nuevo en el marcador (31-25) a falta de diez minutos y acabar con los problemas para sellar su pase a una final donde se enfrentará al Kiel que derrotó, tras una prórroga, por 36-35 al Veszprém húngaro de David Davis, Rodrigo Corrales y Jorge Maqueda. Ambos reeditarán la final de 2010 con victoria alemana por 36-34.