LaLiga Santander

FC Barcelona 2-2 Valencia CF: Frenazo en seco liguero

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Valencia

Barça y Valencia empatan un disputado encuentro en el que el reparto de puntos fue lo más justo. Guedes volvió a ofrecer su mejor versión y lideró el ataque valencianista. Messi igualó a Pelé como jugador con más goles en un solo club.

En el fútbol es importante aprovechar las buenas rachas. Cuando las cosas empiezan a salir, aunque sea tan solo en resultado, hay que servirse de la inercia positiva y exprimir al máximo las buenas sensaciones. Y eso es algo que el FC Barcelona necesita como el agua, conseguir una ansiada, y hasta ahora, desconocida regularidad para empezar a aproximarse a la zona de la tabla en la que se le presupone que debe estar.

Y hoy era uno de esos días en los que una victoria suponía una ratificación de esa aspiración. Porque el Valencia, esté mejor o peor, siempre es un rival que vende muy cara la derrota. Y las victorias ante el conjunto ché siempre son de prestigio.

Los de Javi Gracia salieron al partido con la mente puesta en no encajar en los primeros minutos. Los valencianos cedieron la posesión a los culés y fijaron la línea de presión prácticamente en su campo. Y la fórmula les dio efecto. Los locales tocaban, pero no lograban generar peligro.

De hecho la más clara de la primera parte fue para el cuadro valencianista. Y quizás si los atacantes visitantes no se hubieran molestado entre ellos, hubieran logrado abrir la lata en ese lance. Pero no hubo que lamentarlo, tras esa acción los de la capital del Turia crecieron y tuvieron otra gran ocasión por medio de Carlos Soler, que desde la frontal mandó un latigazo que Ter Stegen meritoriamente mandó a córner.

Ter Stegen detiene un lanzamiento lejano. Vía: FC Barcelona

Y en el saque de esquina llegó el gol. Griezmann perdió la marca de Diakhaby, y su compatriota adelantaba a los suyos de cabeza. El Barça intentó reaccionar pero no anduvo fino en los últimos metros. El Valencia estaba cómodo, pero todo iba a cambiar en los últimos minutos. Este deporte si algo tiene es que es impredecible, y sobre todo, inexplicable. En apenas un minuto se pasó de un paradón de Stegen a Maxi Gómez que hubiera supuesto el 0-2, a la señalización de un penalti en el área visitante. Y para más inri los valencianos se quedaron momentáneamente con 10, pero el árbitro tras revisar el VAR rectificó y retiró la roja que había mostrado a Gayá.

Respiraban los de Gracia, pero aún quedaba el penalti. Messi se encargó de lanzarlo, Jaume lo paró y parecía que acababa la pesadilla valenciana, pero el rechace le cayó a Alba que centró y el argentino de cabeza enmendaba su error y anotaba un tanto que pasará a la historia, no por su belleza, si no porque significaba el alcance de Messi a Pelé como jugador con más goles en un solo club. Tras la locura, llegó el final de los primero 45 minutos.

La segunda parte comenzó igual que la primera. Con el Valencia replegado y saliendo a la contra y los azulgrana mandando en la posesión. Los visitantes avisaron con una buena jugada por la banda que Cheryshev desperdició con una errática definición. Pero los que iban a golpear iban a ser los locales. Araujo, que hoy dejó sentado a Lenglet, remató como si fuera un delantero centro un balón que quedó muerto en la frontal tras un córner y batió a Jaume. Remontaban los de Koeman tal y como hicieron entre semana contra la Real.

Braithwaite conduce un balón en ataque. Vía: FC Barcelona

El Valencia reaccionó bien al tanto local, pero poco a poco su ímpetu se fue desvaneciendo. El Barça tenía cada vez más control y tuvo buenas llegadas, por medio de combinaciones por el centro. Pero como decimos, en el fútbol las cosas suceden cuando menos te lo esperas, y no se puede dar nada por sentado, y cuando mejor estaba el Barcelona, llegó la igualada ché. Gayá llegó a línea de fondo, centró al primer palo y Maxi Gómez con un toque sutil la mandó lejos del alcance de Ter Stegen. El devenir de los acontecimientos se volvía a salir del guión.

En los últimos minutos se empezó a notar el cansancio en los visitantes, que a pesar de ello se proyectaron bien en ataque a la contra. Se sucedían llegadas en ambas aéreas pero sin concretarse en ocasiones o acciones de peligro. Ninguno de los dos fue capaz de sumar claridad y verticalidad a sus acercamientos y finalmente el encuentro acabó en tablas. Punto insuficiente para los de Koeman que frena la buena dinámica que estaban teniendo en liga. Los de Javi Gracia ganan confianza, y consiguen puntuar en un escenario complicado.